Arsenal no levanta cabeza. Esta vez cayó con el Bournemouth

El equipo de Arsene Wenger ganaba 1-0 con gol de Bellerín, pero terminó perdiendo 2-1. Los Gunners no conocen el triunfo, por Premier, en lo que va del año.

El primer gol del Bournemouth.AFP

Ya no solo es tener la pelota y no poder concretar las opciones de goles. Ahora ni siquiera eso. El Arsenal perdió gran parte de la posesión del balón, lo que mínimamente le daba ventaja a sus rivales y se convirtió en un equipo tan frágil en su zona de atrás que cualquier contragolpe del rival termina siendo letal. Así pasó este domingo frente al Bournemouth por la jornada 23 de la Premier League. Dos jugadas rápidas para los locales, dos goles y la victoria 2-1 ante un equipo que de a poco se aleja de las posiciones de competencias europeas.

A pesar de comenzar ganando, en el 52’ con un gol del español Héctor Bellerín, el club de Londres no supo mantener la ventaja y a falta de 20 minutos para el final recibió el empate en los pies de Callum Wilson en una acción rápida, ante la mala salida de Petr Cech y el flojo retroceso de los defensores. Y cuatro minutos después, en otro pase a las espaldas del la zaga, Jordon Ibe cerró el marcador con un remate que se coló por las piernas del portero checo.

En lo que va de este año, Arsenal no sabe lo que es ganar. De hecho, su último triunfo fue en la jornada de Boxing Day (diciembre 26 al 28 de 2017) cuando venció, como visitante, 3-2 al Crystal Palace. Las ausencias de Alexis Sánchez y Mesut Ozil le pesan mucho al equipo de Wenger, quien desde la tribuna mira desolado cómo su proyecto de a poco se va derrumbando y cómo los rumores de su salida crecen.

Con la ida inminente del chileno al Manchester City y la continuidad del alemán en veremos, el club Gunner parece perder el rumbo en una liga que ya no puede pelear y lejos de rivales que lo superan en fútbol, en puntos y hasta en ganas (sexto con 39 puntos). Recordemos que el arquero colombiano David Ospina estuvo en el banco de suplentes.