Arturo Vidal protagoniza un nuevo acto de indisciplina horas antes de entrenar con Chile

El jugador es señalado por realizar una fiesta en un casino junto con familiares y amigos. La Polícia debió intervenir tras presentarse varios desmanes. El futbolista negó todo.

AFP

La selección chilena amaneció este martes con la noticia de un presunto acto de indisciplina por parte de una de sus figuras, Arturo Vidal. Según la emisora del país austral, Bío-Bío, el futbolista protagonizó nuevamente incidentes en un casino tras realizar una fiesta con familiares y amigos, por lo que tuvo que intervenir la Policía después de presentarse desordenes y quejas por parte del personal del lugar.

“Estuvo en el Monticello toda la noche con amigas y amigos. Se fueron a varias habitaciones donde tuvieron un jolgorio y fue interrumpido por el vecino de la habitación, por ruidos molestos. En ese momento, Vidal descontrolado con sus amigos tuvo una actitud desafiante y empezó a tirar sillas. Luego llegaron carabineros”, aseguró el periodista chileno Rodrigo Ried.

La Policía local confirmó el llamado por parte de los empleados del casino, por lo que debieron retirar del lugar a Vidal y a sus acompañantes. Todo esto en la madrugada y a pocas horas del entrenamiento de la selección chilena, que se prepara para recibir a Paraguay el próximo jueves y visitar el 5 de septiembre a Bolivia por las eliminatorias a Rusia 2018.

El propio coronel de la Policía de la localidad de Cachapoal, Juan Baeza, afirmó que "Arturo Vidal estuvo con unos amigos en el hotel, donde se produjo una situación determinada de desórdenes y a pedido del jefe de seguridad acudió la Policía en forma preventiva por ruidos en el interior de las habitaciones".

Aunque no hubo detenidos por los hechos, tampoco son nuevos los episodios extrafutbolisticos protagonizados por el volante del Bayern Múnich. El más reciente ocurrió en la Copa América 2015, realizada en territorio chileno. Tras el empate a tres goles ante México, el entonces técnico de Chile Jorge Sampaoli daba la noche libre a sus jugadores. Vidal, pasado de copas, salía justo de el mismo casino Monticello conduciendo su Ferrari acompañado de su esposa. Apurado por no llegar tarde a la concentración, no pudo controlar los 160 kilómetros que alcanzó y chocó contra otro vehículo. El futbolista debió compadecer ante la justicia y estuvo en tela de juicio el resto del certamen.

A pesar de sus antecedentes, el jugador a la llegada a la sede de la selección chilena en la mañana de este martes, negó todo al ser interrogado por lo ocurrido. “No sé de qué me hablan. Vengo de mi casa. Dejen de ensuciar mi nombre. Vengo a Chile a pasarlo bien, a jugar por la selección”, sentenció el futbolista que deberá hablar en conferencia de prensa tras el entrenamiento, pues así estaba estipulado con anterioridad.