Así se vive un partido del Real Madrid desde los ojos del árbitro

Allen Chapman, juez norteamericano, utilizó una cámara en su cabeza captando todo lo que acontecía a su alrededor. Las faltas, los fuera de juego, las jugadas y por supuesto las discusiones de los jugadores.

Imagen tomada de Youtube.

Real Madrid confirmó esta semana, después de ganarle por goleada la Supercopa de España al Barcelona, que en este momento es el mejor equipo del mundo. Así que todo lo que gira alrededor del club merengue trasciende fronteras y es de intereses general. Por esta razón, la MLS difundió un video que capturó todas las incidencias del enfrentamiento entre el Madrid y las figuras de la liga estadounidense, desde la perspectiva del árbitro central.    

Allen Chapman, juez norteamericano, utilizó una cámara en su cabeza captando todo lo que acontecía a su alrededor. Las faltas, los fuera de juego, las jugadas y por supuesto las discusiones de los jugadores. Con el video, el espectador tiene la sensación de ser el que se encuentra impartiendo justicia dentro del terreno de juego.

De primera mano, todos pueden ser testigos de la victoria del Real Madrid por penales tras el empate 1-1 en la ciudad de Chicago, ante el equipo de las estrellas de la MLS, comandados por Kaka, Pirlo, Schweinsteiger y David Villa.

Sin duda, una nueva experiencia que acerca no sólo al aficionado a tener más cerca que nunca a sus ídolos, y una ayuda para entender un poco más esa difícil y relegada labor del árbitro. “Si pasó desapercibido después de un partido, es porque hice un buen trabajo”, es la frase de cualquier colegiado. Con esto, no pasa desapercibido, pues es el protagonista principal.

Sin embargo, el exárbitro y hoy analista, Rafael Sanabria señaló que por más innovadora que sea la idea en cuanto al espectáculo televiso, ésta práctica está prohibida por la FIFA.  

Pero en cuanto a show televiso, a los estadounidenses es muy difícil vencerlos. Por eso, en otro video, se puede observar las mejores perspectivas del histórico duelo que reunió 61.500 espectadores, en el estadio Soldier Field.