Barcelona ante Gremio, la primera semifinal de la Libertadores

El elenco ecuatoriano consiguió el milagro al ganarle en Brasil a Santos con gol de Jonatan Alvez. Mientras que Lucas Barrios le dio la victoria al equipo de Porto Alegre frente a Botafogo.

Barcelona de Guayaquil, que sigue tumbando gigantes, y el Gremio de Porto Alegre se clasificaron este miércoles para las semifinales de la Copa Libertadores de América y se verán las caras entre si por el pase a la final.

El elenco ecuatoriano, que venía de eliminar al Palmeiras en octavos de final en Sao Paulo, se dio el lujo este miércoles de dejar por el camino en cuartos al tres veces campeón (1962, 1963 y 2011) Santos en el estadio Vila Belmiro, en el puerto paulista de Santos.

Barcelona, dos veces finalista de la Libertadores (1990 y 1998), tenía todo en contra tras empatar en casa con el Santos en la ida 1-1.

Sin embargo, con un gol del uruguayo Jonatan Alvez a los 67 minutos el equipo ecuatoriano dio el batacazo en Vila Belmiro y sigue soñando con ganar por primera vez en su historia el preciado torneo continental.

Barcelona terminó con nueve hombres por las expulsiones de Alvez (69) y Gabriel Marquez (88), mientras que Santos lo hizo con diez por la roja a Bruno Henrique (88) mostrada por el árbitro peruano Víctor Carrillo.

En semifinales Barcelona se medirá ante Gremio, que este miércoles eliminó al Botafogo al vencerlo por 1-0 en el estadio Arena Gremio, en Porto Alegre.

Un solitario gol del internacional paraguayo Lucas Barrios a los 62 minutos le alcanzó al Gremio para dejar por el camino al once carioca, con el que había empatado sin goles en la ida en Rio de janeiro. 

De esta manera, Gremio sigue en busca de su tercera Copa Libertadores, tras las ganadas en 1983 y 1995.

Los cuartos de final se completarán el jueves con dos partidos en Buenos Aires.

Lanús recibirá a San Lorenzo, que ganó 2-0 en la ida, y River Plate buscará remontar la serie contra el Jorge Wilstermann de Bolivia, que lo goleó 3-0 en Cochabamba y al igual que el Barcelona de Gauyaquil también quiere seguir tumbando gigantes.