Barcelona salvó una temporada agridulce llevándose la Copa del Rey

El club catalán venció en la final 3-1 con goles de Messi, Neymar y Alcácer al Alavés que contó en el banco de suplentes con el colombiano Daniel Torres.

Luis Enrique se despide como entrenador del Barcelona levantando su noveno trofeo. AFP

Barcelona se proclamó este sábado campeón de la Copa del Rey al ganar 3-1 al Alavés en la final disputada en el estadio Vicente Calderón de Madrid, que acogió así su último partido oficial, en un gran partido de Leo Messi, que participó en los tres goles. 

Leo Messi abrió el marcador con un tiro por la escuadra (30), poco después Theo Hernández igualaba de falta (33), antes de que Neymar (45) y Paco Alcácer (48) rubricaran el 3-1 que daba al Barcelona su 29ª Copa del Rey.

El Barça salva con esta victoria la temporada y da una despedida dorada a su técnico Luis Enrique, que puso fin con este triunfo a tres años al frente del Barcelona en los que ha conseguido nueve de trece trofeos posibles.

Alavés aguantó la primera parte con su muro de cinco defensas, donde a los azulgrana les costaba encontrar los huecos, pero dos despistes defensivos al filo del descanso sentenciaron la final.

Tras una pared con Neymar, Leo Messi se sacó un disparo desde la media luna que se coló por la escuadra derecha de Pacheco para hacer el 1-0.

Poco duró la alegría azulgrana porque apenas tres minutos más tarde, Theo remataba una falta directa desde la derecha que entraba por la escuadra derecha azulgrana.

Cerca del final de la primera parte, Messi abrió a la derecha a André Gomes, el portugués centró, Paco Alcácer dejó pasar, y Neymar apareció atrás para poner el 2-1. 

Tres minutos más tarde, otra vez Messi sorteó rivales para dejar un balón franco a Alcácer, el sustituto este sábado del sancionado Luis Suárez, para hacer el 3-1 y prácticamente decidir la final.

En la segunda parte, Alavés trató de dar un pasito adelante, presionando la salida del juego azulgrana, pero los catalanes ya habían encontrado su sitio en el campo y el marcador ya no se movería.

El Barça ganó así su 29ª Copa del Rey, tercera consecutiva, salvando su temporada tras su eliminación en la Liga de Campeones y su segundo puesto en la Liga española.

Los azulgranas se mantienen como el club con mayor número de estos trofeos y, de paso, dieron una despedida dorada a su técnico Luis Enrique.

El entrenador asturiano puso fin con esta victoria a su periplo de tres años al frente del Barcelona en los que ha conseguido nueve de trece trofeos posibles.

Alavés, equipo revelación de la temporada tras su ascenso a Primera División, sólo aguantó la primera parte con su muro de cinco defensas, donde a los azulgranas les costaba encontrar los huecos.