Presidente Duque se pronuncia tras jornada de manifestaciones - El Espectador

hace 4 mins
contenido-exclusivo

Bastian Schweinsteiger, el rubio que pudo ser esquiador

Contempló dedicarse a dicha actividad. Sin embargo, el alemán decidió tomar el sendero del fútbol y no se equivocó porque llegó a lo más alto. Este martes anunció su retiro.

Bastian Schweinsteiger, de 35 años, anunció su retiro del balompié profesional.AFP

“Yo ya tengo ganas de ganar. Y ustedes tienen con qué ganar, si hacen lo que yo les digo. Quiero que disfruten jugar al fútbol”, les dijo Luis Aragonés, durante la Eurocopa 2008, a sus dirigidos, los jugadores de la selección de España. Eso fue antes de saber que jugaría la final del certamen continental contra Alemania. Después las palabras cambiaron y apuntaron hacia uno de los hombres más importantes del rival: Bastian Schweinsteiger. 

Lea también: El partido que puede cambiar la relación de la mujer con el fútbol en Irán

El consejo de Aragonés para Xavi, Iniesta, Puyol y demás futbolistas españoles fue: “El rubio, el número 7, ese que tiene el nombre tan raro, le han echado ya una vez y, si somos listos, le echan otra vez. Le decimos alguna cosita que no le guste. Estos es el fútbol, esto es de listos. Les digo yo que ya le han echado y le echan otra vez porque se calienta como la madre que le parió. Es cuestión de seguridad. Estas finales, estos partidos, las gana el equipo que va seguro de lo que tiene que hacer”.

Y aunque aquel rubio no se dejó intranquilizar y ni siquiera fue amonestado, sí sufrió una de las mayores tristezas de su carrera. Perdió la final. Desde entonces quiso revancha. No la obtuvo en el Mundial de Sudáfrica 2010, en el que fue eliminado, de nuevo por España, en semifinales. Sus ansias de gloria crecían porque él se fortalecía como un hombre que de los fracasos crea el arma de los éxitos. Esos que llegaron a un nivel mayúsculo cuando conquistó la Champions con el Bayern Múnich, en 2013, y, sobre todo, cuando levantó el trofeo de la Copa del Mundo en Brasil 2014, cuya final la jugó con un pómulo herido.

La fortaleza interior de Schweinsteiger siempre ha estado acompañada de su talento. Caminan juntos. Así fue desde su juventud, en la que se cruzó por sus pensamientos la idea de abandonar la pelota. Era tan buen esquiador que pudo dedicarse a esa actividad profesionalmente. Pero él eligió al deporte más popular del planeta, el que da eternidad en la memoria deportiva, el que a él lo ha hecho feliz, a pesar de que este martes, 8 de octubre, anunció su retiro.

“Con algo de nostalgia anuncio el final de mi carrera como jugador en activo, pero me alegro de las labores apasionantes que me esperan pronto. Seguiré fiel al fútbol. Les doy las gracias a ustedes y a mis equipos, el Bayern Múnich, el Manchester United, el Fire de Chicago y la selección alemana”, el mensaje de despedida del talentoso rubio que se dio a conocer en el Mundial de 2006 como extremo, que retrocedió a demostrar su entendimiento del juego desde la mitad de la cancha y que terminó hasta de defensor central porque su brillante capacidad conceptual así se lo permitió.

885018

2019-10-08T16:23:55-05:00

article

2019-10-08T16:23:55-05:00

sarenas_262225

none

Redacción Deportes - @DeportesEE

Fútbol Internacional

Bastian Schweinsteiger, el rubio que pudo ser esquiador

55

3230

3285

1