Brasil, a romper la sequía de 12 años en la Copa América

El equipo de Tité, que no podrá contar con Neymar por lesión, abre el evento este viernes frente a Bolivia.

AFP

Privado de Neymar, su máxima estrella, Brasil tratará de recuperar su imagen de potencia futbolística en la Copa América que albergará del 14 de junio al 7 de julio, pese a que la Canarinha no gana el torneo continental desde hace 12 años y su pentacampeonato mundial data ya de 2002.

Y lo hará con un equipo que mezcla veteranía con nuevos valores que deben comenzar a demostrar su valía internacional de cara al Mundial de Catar en 2022.

El equipo de Tite deberá despojarse de la 'Neymar Dependencia' que ha acompañado a la Verdeamarela en los últimos años, con un Neymar que pese a tener sólo 27 años es ya el cuarto máximo goleador de su selección (con 60 tantos), superando ya a mitos como Romario y Jairzinho, aunque por detrás de Pelé, Zico y Ronaldo.

"Tácticamente, Tité va a tener que armar una selección sin uno de sus mejores jugadores, Neymar. Pero eso no impide que Brasil haga grandes juegos y consiga conquistar el título de la Copa América", aseguró a la prensa Cafú, ex lateral derecho de la Canarinha con la que ganó los Mundiales de 1994 y 2002.

Pero puede que, por esta vez, la baja de Neymar sea beneficiosa para el equipo, ya que el delantero del París SG iba a tener que convivir durante el torneo con las acusaciones de violación que pesan sobre él, y por lo que tendrá que declarar este jueves en Sao Paulo.

Eso ocurrió después de que Tité decidiera retirarle la capitanía en favor de Dani Alves, de 36 años y único jugador del plantel actual superviviente del equipo que conquistó la Copa América en Venezuela 2007.

Desde entonces, los brasileños ha encadenado desilusiones, con dos dolorosas eliminaciones en cuartos de final de la Copa del Mundo (2010 y 2018) y la humillación sufrida en la semifinales de su Mundial en 2014, en la que fue anfitriona, al perder 7-1 contra Alemania en Belo Horizonte.

En el torneo continental, el balance es indigno para todo un pentacampeón del mundo, con dos eliminaciones consecutivas en cuartos de final, ambas en los penales y frente al mismo equipo, Paraguay (2011 y 2015), y sin pasar siquiera la primera fase en la edición del Centenario, en 2016.

 

Temas relacionados