Canada, México y Estados Unidos aprietan el acelerador para ser sedes conjuntas del Mundial 2026

Uno de los temas que se discutirán en el Congreso de la FIFA el próximo 16 de marzo en Bogotá.

Archivo

La candidatura conjunta Canadá-México-EEUU para organizar la Copa del Mundo de fútbol de 2026 anunció una reorganización de su liderazgo este martes, enfatizando la diversidad en su intento de cortejar a los votantes en un sufragio clave de la FIFA en poco más de tres meses. Uno de los temas que se discutirán en el Congreso de la FIFA el próximo 16 de marzo en Bogotá.

Una declaración en el sitio web de la candidatura "United 2026" dijo que los líderes de las federaciones de Estados Unidos, Canadá y México servirían ahora como copresidentes de la candidatura, reemplazando al ex jefe de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Sunil Gulati, quien dimitió.

United 2026 dijo que los cambios reflejan la "unidad" en los niveles más altos de la oferta conjunta, que enfrenta solo a otro candidato, Marruecos, para organizar el torneo.

Los copresidentes son el nuevo presidente electo de USSF, Carols Cordeiro, el presidente de la Asociación de Fútbol de Canadá, Steve Reed, y su par de la Federación Mexicana de Fútbol, Decio de Maria.

"Como los tres copresidentes de nuestra United Bid, nos enorgullece representar el compromiso compartido de Canadá, México y los Estados Unidos de organizar el primer Mundial de la FIFA de 48 equipos con unidad, estabilidad y certeza", señaló el trío.

Gulati, quien renunció como jefe del USSF en febrero, inicialmente se esperaba que permaneciera como presidente del comité de candidatura de Norteamérica.

El cambio en el liderazgo es aparentemente un movimiento estratégico para cambiar la percepción de que la candidatura es principalmente estadounidense.

Estados Unidos será sede de 60 partidos del torneo, mientras que Canadá y México albergarán 10 encuentros cada uno.

Estados Unidos será el anfitrión de todos los juegos desde cuartos de final en adelante.

Aunque la oferta de Canadá, México y Estados Unidos ha sido considerada como la favorita para albergar la primera Copa del Mundo de 48 selecciones, existe ansiedad debido a comentarios del presidente estadounidense Donald Trump que pueden perjudicar la oferta.

Trump desencadenó una protesta en enero después de referirse a "países de mierda" cuando se discutía un acuerdo relacionado con inmigrantes de Haití y varias naciones africanas.

Los votos africanos representarán un bloque sustancial en las elecciones del 13 de junio en Moscú, que decidirá a los anfitriones del 2026.

Los temores a una posible reacción en contra de la oferta conjunta de Norteamérica también se han planteado por el hecho de que fue una investigación iderada por Estados Unidos la que puso al descubierto en 2015 la corrupción sistémica en la FIFA.