Chapecoense aterrizó en Medellín cinco meses después de la tragedia

El equipo brasileño enfrentará a Atlético Nacional en el partido de vuelta de la Recopa Sudamericana.

Chapecoense es recibido con honores en Medellín.AFP

Después de festejar en la víspera su primer título tras la tragedia, el Chapecoense llegó a Medellín, ciudad donde perdió a casi todo su plantel hace cinco meses, para buscar otro trofeo: la Recopa Sudamericana. El modesto equipo brasileño conquistó el Campeonato Caterinense, de su estado de Santa Catarina, frente al Avaí. El antiguo 'Chape' ya había ganado el torneo el año pasado, con lo que es el bicampeón caterinense.

"É campeaooooo!" (¡Es campeoooón!) festejaba el club en redes compartiendo fotos sonrientes de los jugadores. Pero sin tiempo prácticamente para la fiesta, Chapecó recorrió este lunes por primera vez el trayecto de la fatídica noche del 28 de noviembre, cuando su avión se estrelló en las montañas colombianas dejando 71 muertos, entre ellos 19 jugadores y el técnico Caio Junior, así como numerosos miembros del cuerpo administrativo del plantel.

El equipo brasileño aterrizó en Medellín después de las 4:00 p.m. y fue homenajeado. “De una gran tristeza y tragedia sale una oportunidad de una gran amistad", dijo Federico Gutiérrez, alcalde de la capital antioqueña. "Somos hermanos por siempre, ellos llegan acá y sienten que son locales, así le pasó a Nacional en el partido pasado en Chapecó”, finzalizó el mandatario en el recibimiento que se le hizo al equipo con alfombra roja.

En el evento estuvieron presentes representante de las directivas del equipo Atlético Nacional, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, para recibir a los jugadores y cuerpo técnico del equipo Chapecoense después de cinco meses del accidente aéreo. En medio de una calle de honor conformada por oficiales y suboficiales del Ejército Nacional, la Fuerza Aérea Colombiana y la Policía Nacional se les colocó un botón a cada uno de los jugadores con las banderas de ambos países.

Chapecoense llega con ventaja a la final de la Recopa Sudamericana, tras el 2-1 logrado en casa el pasado 4 de abril, resultado que espera concretar el miércoles en el Atanasio Girardot. 

El trofeo conquistado la víspera alienta las ambiciones del "nuevo Chape". "Es algo inaudito: tener que reconstruir un equipo y ganar un título en cuatro meses", se emocionó el técnico, Vagner Mancini. "Sabíamos que el Chape tendría muchas dificultades para reconstruirse; pero gracias al trabajo hemos conseguido ese título, derrotando a rivales difíciles", agregó.