contenido-exclusivo

Cuando los clubes conocen el Hades

El descenso es la experiencia que ningún futbolista e hincha quiere experimentar. Clubes que son considerados legendarios han pasado por “el infierno de la B” o de la segunda división. A propósito de la pérdida de la categoría de Cruzeiro, recordamos casos emblemáticos en América y Europa.

Un hincha de Cruzeiro demuestra su rabia e indignación tras ver a su equipo caer a la segunda división por primera vez en su historia. EFE

Cruzeiro ha ganado cuatro veces el Brasileirao y dos la Copa Libertadores. Tuvo a jugadores como Tostao o Juan Pablo Sorín.  Juega en Belo Horizonte, en el estadio Mineräo. Fue fundado en 1921 y tuvo en sus inicios varias incidencias italianas.

El domingo pasado descendió en el fútbol local. El partido no se terminó por los golpes y los daños que los hinchas estaban provocando en las gradas. Bajar a los círculos del infierno, evocar el hades y los mundos dantescos, es una experiencia que en el fútbol no tiene perdón y olvido. Los hinchas rasgan sus camisetas, agarran el escudo con ansias de arrancarlo y gritan pidiendo respeto por la historia y por la pasión.  

Puede leer: El histórico Cruzeiro bajó por primera vez a la segunda división de Brasil

Cruzeiro jugará en la segunda división por casos de corrupción, por jugadores que no estuvieron en su mejor nivel y por una serie de decisiones que ensuciaron el porvenir de un club que decayó luego de quedar eliminado de los octavos de final de la Copa Libertadores contra River Plate por los penaltis.

Que un club grande descienda es un golpe para los torneos locales, es una oportunidad para que los eternos rivales se mofen y echen siempre en cara que la “mancha” de la B no se borrará nunca más. Varias instituciones han caído en esa penuria, han tenido que enfrentarse por todo un año a jugar en una división a la que nunca quisieron caer. River Plate, Independiente, Gremio, América de Cali, Juventus, Manchester United, Liverpool, Borussia Dortmund, Atlético de Madrid, entre otros clubes de las ligas que solemos frecuentar los fines de semana son algunos ejemplos de esos días en los que la máxima división del fútbol de sus países perdió la presencia de los gigantes que atraen los cánticos y los extintores que salpican a los espectadores que colman las tribunas.

De manera cronológica mencionaremos algunos de esos sucesos históricos del fútbol que cuentan que ni en el fútbol ni en la vida se está exento de caer en la derrota.

Atlético de Madrid

El equipo de la garra y el corazón ha caído dos veces en la segunda división: la primera entre 1930 y 1934; la segunda en el año 2000. “Qué manera de sufrir”, dice una de las frases que componen el himno del centenario del club español y que es interpretado por Joaquín Sabina. “Qué manera de subir y bajar de las nubes”, dice al final. Al equipo que últimamente ha peleado las copas locales e internacionales por la identidad que ha construido ‘El Cholo’ Simeone, lo recuerdan en su descenso más reciente con un dolor que intentan evadir, pero que, por los muertos y los negocios que hubo detrás de ese equipo que dirigió el serbio Radomir Antic, es imposible de olvidar, pues como suele decirse, hay que conocer la historia para que no se repita.

Liverpool

Fue en la década de 1950. Fueron ocho años en los que el club inglés estuvo en segunda división. En la temporada 1953-1954, el Liverpool solo logró hacer 28 puntos en 42 fechas. La mística del equipo que años después le daría a la ciudad una época gloriosa al ritmo de los Beatles, estuvo extraviada hasta 1962, año en el que regresó de la mano de William “Bill” Shankly, héroe que salvó al equipo del fondo del fútbol inglés y que le devolvió la gloria tras ganar al año siguiente un título local.

Manchester United

Uno de los equipos más laureados del fútbol inglés vio el descenso en dos ocasiones. En 1922 y en 1974. Denis Law, que conformó lo que se llamó ‘La Santísima Trinidad’ en el Manchester United junto a George Best y Bobby Charltlon, pasó de ser héroe a antihéroe. “Mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para volverte un villano”, decía Harvey Dent en Batman: el caballero de la noche. Y en 1974, en un clásico entre el Manchester United y el Manchester City, el delantero que ya había pasado por los rojos y en aquel entonces jugaba con los ‘Ciudadanos’, marcó el gol que envió a los ‘Diablos’ a la segunda división.

Milán

Por fraude y por mal fútbol: el equipo rossonero descendió dos veces en tres años. En la temporada de 1979-1980 perdió la categoría por el caso ‘Totonero’, un episodio de corrupción que se remite a las apuestas que tanto daño han causado al fútbol, en especial al italiano, pues además de Milán, la Juventus también se vio involucrada en un episodio similar. Entre 1981 y 1982 se fue a la segunda división por finalizar penúltimo en la liga italiana.

River Plate

Juan José López realizó seis cambios para el partido de vuelta entre River Plate y Belgrano. Debían revertir un 0-2. Las gradas empezaron a incendiarse a pocos minutos de finalizar el partido. Lo impensable es una palabra que cada vez se esfuma más en la realidad. Lo impensable, lo irreal, se hizo verdad. River Plate caía a la segunda división del fútbol argentino un 26 de junio de 2011. Al equipo ‘Millonario’ lo salvó Marcelo Gallardo, David Trezeguet y otros referentes que decidieron enfrentar la apocalipsis de uno de los clubes más populares de América.

América de Cali

Se dice que la maldición del garabato volvió al equipo de Cali en el 2011 cuando descendió en una tanda de penaltis contra Patriotas en el Pascual Guerrero. Carlos Chávez, arquero del equipo boyacense, fue el encargado de marcar el gol que sentenció al América a la segunda división. Fue un momento de confusión, pues Chávez es hincha de América, pero con su gol lo llevó a un agujero negro del que salió cinco años después.

Independiente

El siete veces campeón de la Copa Libertadores de América, llamado ‘Rey de copas’, descendió el 2013. Fueron 108 años en la máxima categoría. Era, junto a Boca Juniors, los únicos equipos que no conocían el hades del fútbol. El equipo argentino pereció en su propio estadio en la penúltima fecha de la liga local tras perder 0-1 contra San Lorenzo. El infierno del Libertadores de América esta vez no se dio para ejercer presión al equipo rival, sino para condenar a sus propios jugadores, a un director técnico llamado Miguel Ángel Brindisi, que quiso ponerle el pecho a un descenso que se hacía inminente nueve fechas antes de finalizar el torneo.

895237

2019-12-10T18:59:33-05:00

article

2019-12-10T18:59:33-05:00

aosorio_262373

none

Andrés Osorio Guillott

Fútbol Internacional

Cuando los clubes conocen el Hades

34

6751

6785

1