contenido-exclusivo

El sufrimiento de Hakan Sukur

Reconocido por anotar el gol más rápido en la historia de los mundiales, el exdelantero turco maneja un carro adscrito a Uber en Estados Unidos, tras haber tenido problemas políticos y judiciales.

Hakan Sukur, durante el partido entre Turquía y Brasil de la semifinales del Mundial de Corea y Japón 2002.AFP

Hakan Sukur, como millones de niños en el mundo, soñaba desde los primeros años de vida con ser futbolista profesional. Y hace parte del pequeño porcentaje que lo ha logrado. Debutó en 1987 con el Sakaryaspor de Turquía, su país natal. En 1990 pasó al Bursaspor y en 1992 dio uno de los grandes saltos en su carrera al fichar por el Galatasaray. En 1995 tuvo un breve paso por el Torino y volvió al club de Estambul antes de irse de nuevo a Italia. 

(Oficial: Quique Setién es el nuevo director técnico del Barcelona)

En 2000, se puso la camiseta del Inter de Milán y un año más tarde recaló en el Parma. El entorno de la pelota le tenía preparado nuevos destinos y arribó a Inglaterra para desplegar su juego con el Blackburn Rovers, del que salió una vez más hacia Galatasaray, equipo en el que finalizó su carrera en 2008.

Sukur también es reconocido por anotar el gol más rápido en la historia de los mundiales. Lo hizo en la cita de Corea y Japón 2002 con la selección turca, cuando a los 11 segundos derrotó el arco de Corea del Sur en el encuentro por el tercer puesto, celebrado en el estadio de Daegu. Además, el exdelantero también estuvo en la Eurocopa del 2000, que se jugó en Bélgica y Holanda.

Sin embargo, la vida deportiva de Sukur, oriundo de Adapazari, cambió radicalmente en 2011, cuando comenzó en la política con el partido AKP, liderado por el actual presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. No obstante, el exjugador renunció en 2013 a dicha organización tras varios escándalos de corrupción relacionados con el fútbol.

Y, según comentó en una entrevista con el periódico alemán Welt amm Sontag, “ahí comenzaron las hostilidades”, pues “la boutique de mi esposa fue apedreada, mis hijos fueron acosados y mi padre, encarcelado”. Esa detención se realizó en 2015, cuando Sukur decidió continuar su vida en Estados Unidos. 

(James Rodríguez llegó a 23 títulos como jugador profesional)

En el país norteamericano se ha establecido y vive de las ganancias que obtiene por manejar un carro adscrito a la plataforma Uber. En ocasiones también vende libros. Esas actividades las desempeña después de haber tenido que clausurar una cafetería. La vida lejos de Turquía no ha sido fácil para Sukur, un hombre que en 2016 fue acusado de pertenecer a un grupo terrorista.

“No me queda nada en ninguna parte del mundo. Erdogan me quitó todo. Mi derecho a la libertad, el derecho a explicarme, a expresarme, el derecho al trabajo”, concluyó el Hakan Sukur, que aprovechó para enviarle un mensaje al presidente de su país: “Regrese a la democracia, la justicia y los derechos humanos. Sea alguien que esté interesado en los problemas de las personas. Conviértase en el presidente que Turquía necesita”.

899666

2020-01-13T18:46:25-05:00

article

2020-01-13T20:03:28-05:00

sarenas_262225

none

Redacción Deportes - @DeportesEE

Fútbol Internacional

El sufrimiento de Hakan Sukur

29

3217

3246

1