Este viernes comienza el Mundial de Rusia

La selección de fútbol de Colombia conocerá quiénes serán sus rivales, las sedes y el calendario de sus partidos. El sorteo de los grupos se verá desde las 9:00 a.m. por el Gol Caracol.

La selección de Colombia jugará el sexto mundial de su historia.AFP

Aunque el pitazo inicial sonará apenas el próximo 14 de junio, el Mundial de Fútbol de Rusia 2018 comienza a jugarse este viernes, con el sorteo que definirá los ocho grupos.

La ceremonia se llevará a cabo en el histórico y emblemático Palacio del Kremlin y contará con buena parte de los entrenadores de las 32 selecciones nacionales participantes, entre ellos el de Colombia, José Pékerman, quien llegó desde el miércoles a Moscú en compañía del presidente de Colfútbol, Ramón Jesurún.

El evento, con transmisión por el Canal Caracol desde las 9:00 a.m., será presentado por el exdelantero inglés Gary Lineker, máximo goleador del Mundial de México 1986. También aparecerán leyendas del balompié como Diego Armando Maradona, Cafú, Carles Puyol, Diego Forlán y Gordon Banks, quienes han sido los elegidos para sacar las balotas de las urnas.

Aunque las autoridades locales no lo han anunciado, no se descarta la presencia del líder ruso Vladimir Putin, quien con astucia logró que su país no se viera afectado por la caída en desgracia del antiguo capo de la FIFA y amigo del Kremlin, el dirigente suizo Joseph Blatter.

El sorteo determinará cómo quedarán conformados cada uno de los ocho grupos y dónde se jugarán los partidos. Serán 12 estadios en 11 ciudades, con Moscú como epicentro.

Los cabezas de serie se definieron de acuerdo con el escalafón FIFA a octubre 15 de este año. Para ese día, Alemania, Brasil, Portugal, Argentina, Bélgica, Polonia y Francia eran los siete primeros. Rusia comendará el Grupo A, por ser el anfitrión.

Colombia, en el bombo 2

La selección nacional quedó ubicada en el segundo bombo, por lo que no enfrentará a España, Perú, Suiza, Inglaterra, México, Uruguay o Croacia. Tampoco podrá quedar en el mismo grupo que Brasil o Argentina.

Aunque públicamente no lo han manifestado, los integrantes del cuerpo técnico tricolor preferirían quedar en un grupo en el que el cabeza de serie fuera la anfitriona, Rusia, o Polonia, antes que tener que vérselas con Alemania, Francia, Portugal o Bélgica.

Según el reglamento de la FIFA, en cada grupo sólo puede recalar un equipo por confederación, con la excepción de Europa, que puede contar con dos equipos por grupo, pues tiene 14 representantes.

Para evitar suspicacias sobre posibles arreglos, el director de competiciones de la FIFA, Chris Unger, aseguró durante los ensayos que el sorteo será “aleatorio. Todas las bolas tienen el mismo tamaño y la misma temperatura”.

Según los pronósticos de las principales casas de apuestas del mundo, los grandes favoritos para alzarse con la Copa Mundial son Alemania y Brasil, seguidos por Francia y España. Tampoco descartan a la Argentina de Lionel Messi y a Portugal, comandada por Cristiano Ronaldo.

Eso sí, la suerte podría incidir. El sorteo es clave para definir el camino, más o menos complicado, de cada selección, así como los duelos entre candidatos antes de las finales.

De acuerdo con lo que pase este viernes, entrenadores y dirigentes concretarán los lugares de concentración de las 32 selecciones y los itinerarios de viajes.

Colombia al parecer realizará un minicampamento en Alemania 20 días antes de su estreno y luego se instalará en un complejo deportivo y hotelero cerca de Kazan, la octava ciudad más poblada de Rusia, que será sede de seis partidos.

Panamá y México, dirigidos por los técnicos colombianos Hernán Darío Gómez y Juan Carlos Osorio, respectivamente, apenas definirán los aspectos logísticos después de este fin de semana, en el que los entrenadores visitarán un par de lugares de concentración antes de tomar la decisión.

Más allá del aspecto deportivo, el Mundial del próximo año supondrá un enorme desafío político, económico y organizativo para Rusia.

Para asegurarse el éxito el presidente Vladimir Putin no ha reparado en gastos. Con un presupuesto de US$11.500 millones, destinados en su mayoría a construir modernísimos estadios e instalaciones hoteleras de alta calidad, el país corre el riesgo de haber creado numerosos elefantes blancos, como pasó ya en Sudáfrica y Brasil.

La seguridad también es un aspecto muy importante en un país acosado por el hooliganismo, una cultura profundamente anclada en algunos grupos de hinchas de clubes rusos que practican las batallas entre ellos de manera premeditada.

Las autoridades rusas, que quieren evitar a toda costa las imágenes surrealistas de las violentas peleas que se registraron en Marsella en la Eurocopa 2016 entre radicales rusos y hooligans ingleses, han puesto en marcha diferentes medidas para evitarlo. Una de ellas es la ley que prevé la prohibición de entrar a Rusia a los barras bravas extranjeros y la confección de una lista negra con los nombres de algunos de los líderes de los grupos violentos.

Otra medida en la creación de un pasaporte del hincha (o Fan-ID) con el fin de conocer el perfil de cada uno de los aficionados que se desplace al país para asistir a los diferentes partidos del Mundial. De hecho, quienes compren boletas a través de internet tendrán que registrar previamente buena parte de su información personal y financiera.

De todos esos aspectos tendrán que ocuparse los anfitriones, mientras que los otros 31 países comenzarán a diseñar desde este viernes sus estrategias para llegar en el mejor nivel posible al 14 de junio de 2018, cuando ruede el balón y el mundo se paralice durante un mes.