Fernando Redondo y la receta para triunfar en el Real Madrid

El argentino jugó en el equipo merengue entre 1994 y 2000, años en los que ganó seis títulos. Con El Espectador habló de su pasado y de James Rodríguez, quien podría regresar al club español.

Desde febrero de 2019, Redondo es embajador oficial de la Liga./ Mauricio Alvarado
Mauricio Alvarado.

Fernando Redondo habla pausado. Cada palabra que sale de su boca es pensada. Su marcado acento porteño y su facilidad para expresarse hacen que quien lo esté oyendo quede atrapado. Su experiencia en la cancha de fútbol fue extensa. No solo fue figura del Real Madrid, con el que ganó dos Ligas de Campeones, una Copa Intercontinental, dos Ligas y una Supercopa de España, sino que en el último tramo de su carrera brilló con el Milán, de Italia, en donde ganó cinco títulos: una Liga de Campeones, una Supercopa de Europa, una Liga, una Copa de Italia y una Supercopa de Italia. Con la selección de Argentina ganó la Copa América de 1993, último título de la albiceleste.

En el lobby de un hotel en Bogotá, Redondo habló con El Espectador sobre su experiencia en el Real Madrid, lo que él cree que se necesita para triunfar en este gran club y el proceso del colombiano James Rodríguez con el cuadro merengue.

¿Qué debe tener un jugador para ser titular en el Real Madrid?

Una suma de muchas condiciones. Obviamente hay que tener una capacidad técnica y física, pero fundamentalmente pasa por tener jerarquía y personalidad. La mentalidad es lo que hace la diferencia. Las condiciones, es más que obvio que un jugador que llegue al Real Madrid debe tenerlas, pero esa fortaleza mental es la que hace que puedas sostenerte en el tiempo, soportar presiones y superarlas. Todos los que pasamos por ahí tuvimos momentos buenos y malos. Y eso ocurre de manera seguida. En el momento más alto, en seguida, puede venir la crítica más feroz. Aunque eso también lo hace único al equipo.

Los momentos de mucha presión ayudan a cambiar la mentalidad. ¿A usted le pasó?

Hay que tener una seguridad y una convicción en lo que se hace. Aunque el cómo te vaya también depende de en qué momento de tu carrera deportiva llegas al equipo. Obviamente si eres más joven es más difícil. Si llegas con madurez y experiencia puedes soportarlo mejor. No solo en el fútbol, sino en el deporte profesional la mentalidad es crucial. Porque en el más alto nivel es que uno se da cuenta de que hay jugadores de equipos chicos, de grandes, otros que son de entrenamiento y los mejores, los de los grandes partidos.

¿Cree que a James Rodríguez le faltó esa capacidad de responder a la presión?

Él tuvo buenos momentos en el Madrid. Con la capacidad que tiene, uno esperaba que no se fuese nunca del club. Quizá su etapa en el Bayern Múnich le ha venido bien. Una cosa es llegar y encontrarte con todo el entorno del Real y él no contó con una continuidad adecuada. Hay jugadores que necesitan sentirse respaldados y con confianza.

¿Fue esa continuidad la que hizo que no respondiera como mucha gente esperaba?

También hay un factor de suerte. El entrenador y lo que pensaba Zidane del equipo. Quizá las características de James no encajaban del todo. Yo estoy convencido de que si uno tiene las condiciones físicas, técnicas y mentales y si soporta la carga emocional, al final puede triunfar. Hay veces que hay que esperar para que eso pase.

¿Qué tanto le faltó desarrollar a James para encajar en el Real?

Influye algo importante, que es ver a quiénes tienes de compañeros. Cuando yo llegué de Tenerife siempre tuve libertad para aportar en ataque, pero mi primera etapa en el Madrid fue mucho más de equilibrio, porque tuve jugadores con un carácter ofensivo muy fuerte. Yo era el que debía aportar ese balance atrás.

¿James tuvo esa capacidad para adaptarse?

El adaptarse te hace mejor futbolista. Con Fabio Capello tuve que compartir el centro del campo con Clarence Seedorf y si no me adaptaba me tenía que ir. Uno como futbolista tiene que estar siempre abierto a mejorar. Hay veces que te ponen en una posición que te sentís incómodo, pero si te cierras y dices que no puedes jugar ahí te estás limitando y uno tiene que estar abierto a superarse. El futbolista que tiene capacidad pasa a depender de la inteligencia que tenga. Él tiene todas las condiciones de jugar en cualquier lado y aportarle ese volumen de juego al equipo, que es lo que mejor hace. Eso lo hace en el Bayern.

Hablando de Zidane y de su regreso, ¿qué debe tener un entrenador para triunfar en el Real Madrid?

Uno como técnico depende de sus intérpretes. La brillantez la alcanzas con buenos jugadores; sin embargo, la convicción de lo que uno transmite, cómo lo hace y cómo llega a los futbolistas es vital. Es una tarea compleja porque no solo se debe entender de fútbol, hay que saber resolver y comprender dónde poner a un jugador para aprovechar sus virtudes. Hay que tener una capacidad de respuesta ante los cambios y, más que en cualquier otro equipo, que ayuden los resultados.