¿Fue o no fue penal? La polémica con el VAR en la Copa Libertadores

El árbitro colombiano Wilmar Roldán recibió duras críticas por pitar un penal a favor de Lanús y negarle uno a River Plate.

Los jugadores de Lanús le reclaman a Roldán por un penal sancionado a favor de River Plate. AFP

Al minuto 64 en el estadio Ciudad de Lanús - Néstor Díaz Pérez, se originó una situación de ataque a favor del equipo local, que ganaba 3-2. Eran tres los jugadores de Lanús que atacaban mientras que River Plate defendía con cinco. Román Martínez, quien llevaba el balón, se iluminó. El mediocampista metió un balón entre líneas para Nicolás Pasquini, pero el receptor nunca llegó porque el defensor Gonzalo Montiel lo agarró de la camiseta. El árbitro del partido Wilmar Roldán lo pasó por desapercibido y no cobró. Jugadores e hinchas saltaron, insultaron y gritaron contra el central en protesta por su decisión.

A Roldán le quedaron las dudas y pidió ayuda a los analistas de video. Se apoyó en ellos para tomar la decisión correcta. Después de un par de minutos, pitó penal. Con los dedos índices dibujó en el aire la forma de una pantalla y señaló el área. No hubo muchas protestas en contra, los jugadores de River Plate aceptaron a regañadientes la decisión. Alejandro Silva se encargó de cobrar la infracción y marcó el cuarto para Lanús, que terminó imponiéndose 4-2 y avanzó a la final de la Copa Libertadores.

Pero no todo le salió bien a Wilmar Roldán. El árbitro colombiano es seriamente cuestionado debido a que no le cobró un penal a River Plate por una mano dentro del área de Iván Marcone. Roldán ni siquiera pidió la repetición para sacarse las dudas. Marcelo Gallardo, indignado le dijo al cuarto árbitro: “Señor, ¿no lo va a revisar?”. Luego, al final del primer tiempo, el técnico de River Plate se acercó para hablar con la terna sobre la jugada que pudo haber significado el tercer gol del equipo millonario, que habría complicado más las ilusiones del granate de llegar a la final.

“Fuimos justos ganadores y más allá de las polémicas, fuimos superiores a River”, dijo Lautaro Acosta, quien vivió una de las noches más importantes en su historia en Lanús. “El primer penal fue un choque, hubo topetazos en las dos áreas y nos lo cobró... Y la mano que era para el VAR. ¿En cancha de River te lo cobra? Si era el revés, ¿lo cobran?”, añadió el futbolista, quien en el final del primer tiempo les reclamó cara a cara a los árbitros. Se salvó de la amonestación o de la roja. Pero él justificó su reacción y minimizó la incidencia de las polémicas en el resultado. “Les hablé con respeto. El línea dudó, veníamos del penal, estábamos cansados”, finalizó.

Siguen las polémicas con el VAR a lo largo y ancho del planeta. En Italia uno de los que más ha sufrido con este sistema ha sido la Juventus. A comienzos de octubre igualó 2-2 frente al Atalanta y en dos ocasiones el árbitro Damato tuvo que pedir la ayuda del videoarbitraje para revisar jugadas dudosas. Primero, para anular el gol del 1-3 de Mandzukic y luego para pitar un penalti por un mano de Petagna en el área. Esta se unió a lo sucedido en la Copa Confederaciones y en el Mundial de Clubes contra Atlético Nacional.