Guardiola y la era del City

El técnico español consiguió el vigesimosexto título de su carrera como entrenador, 10 de ellos en liga. En Inglaterra no parece tener rival.

Pep llegó a 26 títulos como entrenador. / AFP

Desde 2013, cuando sir Alex Ferguson dejó de dirigir y abandonó la Premier League, el campeonato inglés ha buscado un monarca que reine en un caos de inestabilidad que ha traído tres campeones diferentes. Pero ahora Pep Guardiola, con dos títulos consecutivos, aspira seriamente a adueñarse de ese cetro.

El entrenador español logró lo que no hacía nadie desde Ferguson; ganar la Premier dos años seguidos. Ni Antonio Conte ni José Mourinho —ambos con el Chelsea—, ni Manuel Pellegrini —con el propio City—, ni Claudio Ranieri, con el Leicester City, pudieron lograr lo que ya tiene Guardiola en su expediente.

Nadie revalidaba su corona desde 2009 y es que aunque Guardiola y el City fracasen en la Liga de Campeones de Europa, han construido el equipo más sólido para dominar Inglaterra.

Encadenó 14 triunfos seguidos para reducir y anular la ventaja de diez puntos que le llevaba el Liverpool de Jürgen Klopp a finales de diciembre. Racha que se convierte en la segunda mejor de la Premier, solo por detrás de la que consiguió el propio City la temporada pasada, cuando fueron 17 encuentros seguidos sumando de a tres.

Guardiola llegó a Mánchester hace tres años para convertir al City en el mejor equipo de Inglaterra y tres campañas después se puede asegurar que lo es. Pese a la primera temporada en blanco, la Copa de la Liga ganada en 2018 al Arsenal en Wembley marcó un camino inmaculado hacia la gloria. Desde eso, el City ha arrasado dentro de Inglaterra. Triunfó en la Community Shield (Supercopa inglesa), revalidando el título de la Copa de la Liga, en la final de la FA Cup (18 de mayo) y celebro este domingo su segunda Premier League consecutiva, que terminó con Mohamed Sala, Sadio Mané y Pierre Emerick Aubameyang como goleadores, con 22 tantos cada uno.

¿Quién será capaz de romper la dinastía en los próximos años? El Manchester United, poseedor de 18 títulos en la competición, necesita una profunda reconstrucción para volver a ser lo que fue en la era Ferguson. Arsenal y Tottenham no parecen tener la consistencia necesaria para jugar en cuatro torneos y competir durante 38 jornadas ligueras.

El Chelsea puede sufrir este verano la pérdida de su mejor futbolista y la sanción de la FIFA, que le impediría incorporar jugadores en las dos próximas ventanas de fichajes, sentando una sombra sobre Stamford Bridge.

Del Liverpool, poco que decir. Si después de treinta años, en una temporada en la que solo ha perdido un partido, no ha sido capaz de romper la maldición, parece complicado vislumbrar una mejor ocasión para hacerlo.