“He desarrollado una idea de juego que no es fácil”: Humberto Sierra

En La Equidad vive su primera experiencia como entrenador. Habló con El Espectador sobre la intención ofensiva que implementa en el club asegurador, que este martes enfrenta a Independiente de Paraguay en la Copa Sudamericana (7:30 p.m., Directv Sports).

Sierra fue el reemplazo de Luis Fernando Suárez. / Óscar Pérez

En el barrio La Magnolia, en Envigado, Humberto Sierra se inventaba juegos con la pelota, cuando no tenía con quien disputar un partido de fútbol en el parque o en la calle. Pateaba contra los muros para pulir el talento natural que le permitió ser jugador profesional de equipos como América, Nacional y Medellín, entre otros. Hoy en día, Sierra disfruta de su comida favorita, el sancocho, de escuchar salsa y ver películas de acción, cuando no está pensando en el balón. En diálogo con El Espectador, el DT destacó las cualidades que tiene La Equidad, club que le dio la primera oportunidad como entrenador, para superar a Independiente de Paraguay en El Campín y clasificar a la siguiente fase de la Copa Sudamericana.

¿Por qué La Equidad no ha obtenido los resultados deseados?

De los 15 juegos que llevamos hay dos que no me han gustado: frente a Patriotas en Tunja y ante Alianza en Barrancabermeja. El equipo ha tenido una buena propuesta, buscando el arco contrario y con un buen juego de posesión de pelota, pero nos ha faltado más atención tanto en ataque como en defensa. En ataque, porque al principio nos costaba mucho hacer goles y hoy en día los estamos haciendo, pero fallamos las ocasiones para alargar el marcador. En defensa son errores individuales. En pelota quieta hacemos marca personal y en el gol que nos hace el Júnior, por ejemplo, Michael Rangel cabecea solo, sin nadie que se lo impidiera.

¿Cuál es la idea de juego que busca implementar con La Equidad?

Nosotros jugamos 4-3-3. Busco un equipo que tenga salida desde el fondo, que saque la pelota desde atrás, que elabore bien cada ataque y llegar con volumen de jugadores al arco rival. También intento que cuando no se tenga el balón todos trabajen con una buena reacción a la pérdida; es decir, que el que la pierda empiece a presionar y los compañeros lo respalden.

¿Qué ha aprendido en esta primera experiencia como entrenador?

Me he sentido muy bien y he crecido mucho en estos tres meses. He podido desarrollar una idea de juego que no es fácil, que los jugadores la han entendido y la están interpretando. Desafortunadamente no nos han acompañado los resultados por las situaciones que mencioné, pero me da tranquilidad al ver que en Colombia y en cualquier parte se puede tener una propuesta ofensiva que dé resultados.

¿Qué análisis ha hecho de Independiente de Paraguay?

Cuando afrontamos el primer partido contra ellos conocíamos muy poco, porque están en una categoría en Paraguay (segunda división) que todavía no ha empezado, por lo que para nosotros fue muy difícil analizarlos. No había videos y ellos publicaban muy poco de su equipo. Hacían partidos amistosos, pero hasta se cambiaban de camisetas y de números en el entretiempo. No fue fácil, pero después de haberlos enfrentado sí conocemos las características de los futbolistas y a qué juegan. Esperamos que en el partido de Bogotá hagamos la diferencia y así pasar a la siguiente fase.

¿A qué juegan ellos?

Son muy defensivos. Juegan prácticamente a transiciones. Como algunos equipos paraguayos, es un conjunto muy físico, que pega mucho y corta el juego. Eso nos hicieron en el partido de ida. El árbitro que pitó ese día les permitió mucha falta y eso es raro en encuentros internacionales, en los que, por el contrario, los jueces son más estrictos. Son jugadores que le apuntan a la pelota quieta, también como buenos paraguayos, porque tienen hombres de buen pie para cobrar las faltas y para cabecear. Esas son las fortalezas de ellos.

¿Qué recuerdos tiene de Juan Carlos Osorio, con quien compartió en la selección de México?

Los mejores. Siempre tendrá mi admiración y reconocimiento. Es un hombre de fútbol que vive para el fútbol. Está preparado para dirigir cualquier equipo en el mundo, tiene mucha pasión por lo que hace y es un gran ser humano.

Usted trabajó como asistente técnico de Alexis García, Pompilio Páez y Reinaldo Rueda, ¿qué cualidades reconoce en ellos?

El fútbol va evolucionando y el tiempo te va llevando a cambiar. Por eso, no podría dar una opinión respecto a Alexis como entrenador. Como persona, sí puedo decir que es un hombre de familia, servicial y colaborador. Pompilio es un gran entrenador de fútbol y compañero que merece una oportunidad como cabeza y líder de un proyecto. Trabaja muy bien los equipos, observa y analiza bien el juego. Con Reinaldo estuve cinco meses en Nacional y lo que puedo decir es que es una gran persona que dirige y lidera muy bien sus planteles desde lo humano.

@SebasArenas10