Deportista del Año de El Espectador y Movistar

Hernán Darío “Bolillo” Gómez y Juan Carlos Osorio, los técnicos mundialistas

Clasificaron a Panamá y México a la Copa del Mundo de Rusia 2018. Jorge Luis Pinto, con Honduras, también podría conseguir un tiquete al máximo evento deportivo que será del 14 de junio al 15 de julio del próximo año.

Juan Carlos Osorio (izq.) y Hernán Darío "El Bolillo" Gómez, técnicos colombianos que ya aseguraron su cupo a Rusia 2018.AFP

No sólo la selección colombiana de fútbol representará al país en el Mundial de Rusia 2018. Juan Carlos Osorio y Hernán Darío Gómez también lograron el tiquete a la Copa del Mundo con sus respectivas selecciones. Osorio, en su primera eliminatoria al frente de un equipo nacional, cumplió con el objetivo de ir al máximo evento del fútbol, mientras que Bolillo irá a su tercer Campeonato Mundial de Fútbol, tras haber clasificado con Colombia al de Francia 1998, Ecuador a Corea y Japón 2002, y Panamá a Rusia 2018. Al risaraldense y el paisa se les podría unir el santandereano Jorge Luis Pinto, quien está jugando contra Australia el repechaje con la selección de Honduras. De conseguir el cupo, sería el certamen orbital con más entrenadores colombianos, una muestra de que no sólo está evolucionando el balompié nacional en la estructura de jugadores, sino también de directores técnicos.

Juan Carlos Osorio llegó a la selección mexicana el 14 de octubre de 2015, en medio de un ambiente adverso, pues tanto la prensa como la hinchada del equipo mexicano no veían en él a una persona con las capacidades de asumir el cargo. Se lo tildaba de ser un entrenador inexperimentado en selecciones y sin el bagaje para lograr el objetivo de la clasificación al Mundial de Rusia 2018. En silencio comenzó a trabajar, a imponer su estilo y a convencer a los futbolistas de que su manera de preparar los encuentros era diferente, pero especial. La famosa rotación fue la que más críticas le causó y, a pesar de que comenzó con una racha de 10 triunfos seguidos, la mejor en la historia de un entrenador de la selección mexicana, el juego no convencía a los críticos.

Y, claro, esos que le daban palo porque sí y porque no fueron los que más duro le cayeron cuando perdió su primer partido, en aquella inolvidable noche en la Copa América Centenario en la que Chile lo goleó 7-0. Esa derrota lo obligó a replantearse muchas cosas. Sin embargo, estaba claro que el gran objetivo era la clasificación al Mundial y en ese camino el equipo iba bien.

Los resultados lo mantuvieron y son los que le dan la fuerza para ir a Rusia el próximo año con el objetivo de superar lo hecho por México en sus 15 presentaciones en Copas del Mundo, en las que su mejor actuación ha sido llegar a los cuartos de final (1970 y 1986).

El milagro de Panamá

Aunque lo de Juan Carlos Osorio es loable, clasificar a México a un Mundial es algo normal. De hecho, este equipo norteamericano es el quinto que ha estado en más Copas del Mundo, pues juega una eliminatoria en la que evidentemente tiene un nivel superior al de sus rivales. Por su parte, Hernán Darío Bolillo Gómez logró el cupo con un modesto plantel, una selección que jamás había ido a este evento y que le planteó una misión que parecía imposible.

El 15 de febrero de 2014, la Federación Panameña lo contrató como reemplazo de Julio Dely Valdés, quien no logró el objetivo de llevar a Panamá a Brasil 2014, al estar cerca del repechaje y perder 3-2 con Estados Unidos en el estadio Rommel Fernández de una manera dolorosa. Sin futbolistas de renombre internacional, pero con ganas de hacer historia, Bolillo les metió en la cabeza que eran ganadores y que tendrían cómo cumplir el gran objetivo.

Terminó siendo héroe nacional. Como ha sido habitual a lo largo de su carrera, se ganó la confianza de los futbolistas que hoy en día lo consideran más un amigo que su entrenador. Eso lo dejó claro el capitán Román Torres, figura de la clasificación, al marcar el gol que le dio el cupo directo a los canaleros para Rusia.

Luego de clasificar a Panamá por primera vez a un Mundial, Hernán Darío Gómez se convirtió en el segundo técnico en ir con tres selecciones diferentes a la cita. Esto lo consiguió con Colombia, Ecuador y Panamá para los Mundiales de 1998, 2002 y 2018, respectivamente. Sólo el francés Henri Michel había logrado previamente este récord, clasificando a Camerún, Marruecos y Túnez a los Mundiales de 1994, 1998 y 2002, respectivamente.

Juan Carlos Osorio y Hernán Darío Gómez están nominados como entrenadores del año en la ceremonia del Deportista del Año de El Espectador y Movistar, que se celebrará el 4 de diciembre en Connecta, al occidente de Bogotá. Junto a ellos están opcionados Elías del Valle e Iván Vargas (patinaje), Jairo Ruiz (gimnasia), Marcelino Pastrana (marcha) y Luis Felipe Urueta (béisbol). Si Jorge Luis Pinto clasifica con Honduras a Rusia 2018, también será incluido en la lista.

Como es costumbre, se premiará el podio de la categoría mayores y juvenil, técnico del año, dirigente, equipo, revelación, vida y obra, y lo más importante para El Espectador: el Juego Limpio Guillermo Cano.

Usted podrá ser parte de esta elección votando por su deportista favorito. Ingrese a nuestra página de internet www.elespectador.com/deportista o diligenciando e cupón que sale publicado en el impreso. No necesariamente el más votado por internet es el Deportista del Año. Los lectores hacen parte del jurado, junto con la sección de Deportes de este diario. El favorito en la web recibirá un premio aparte, reconociendo la labor hecha a lo largo de un 2017 que dejó muchos triunfos para el deporte nacional.