Insólito: exlíder de la barra brava de Racing fue velado en el estadio

Luis Ignacio Gómez ‘Rulo’, jefe durante la época de los 90 de la Guardia Imperial, falleció este viernes. Su velorio tuvo un desenlace propio de los guiones de Steven Spielberg.

@LGI_tw ‏

28 de julio: Jesús, Walter y Nicolás, hijos del Rulo, vuelven a Avellaneda luego de que Racing eliminara en Colombia a Independiente Medellín de la Copa Sudamericana. Pero el regreso fue agridulce: el resultado había sido favorable pero en la casa las cosas se ponían patas arriba. Rulo, quien sufre de una enfermedad terminal, estaba en un estado muy delicado de salud. Había que tomar cartas en el asunto.

Se dirigieron a hablar con los capos de la barra con la consigna de recibir 30.000 pesos argentinos (cinco millones de pesos colombianos) para costear el tratamiento de su padre. La respuesta fue negativa, pues sólo recibieron 4000 (ARS). Los ánimos se caldearon y llovieron las balas. Un herido fue el saldo de un altercado que dejó varias cuotas pendientes. El partido de Copa Argentina entre Racing y Mitre de Santiago del Estero se tuvo que suspender.

El pasado viernes, Rulo falleció. Y fue velado el domingo por un sector de la Guardia Imperial nada más y nada menos que en El Cilindro, estadio de Racing ¿Cómo? Todas las causalidades se sincronizaron para que lograran su cometido. No había custodia policial porque las autoridades estaban enfocadas en las elecciones primarias en la provincia de Buenos Aires. Aparte, el recinto estaba abierto porque se estaban realizando tareas de mantenimiento. Era custodiado por dos guardias de seguridad, que poco pudieron hacer para frenar la caravana que llevaba en su estela el cortejo fúnebre del Rulo.

Rompieron el candado de la puerta 12 bis, la que da acceso a la tribuna popular y allí velaron a Luis Ignacio. “El rulo es de Racing, de Racing de verdad”, sonaba al unísono. Incluso, según el diario argentino El Clarín, hay testimonios que aseguran que dieron la vuelta olímpica con el ataúd.

Los dirigentes del cuadro de Avellaneda evitaron esparcir los ecos del suceso en los medios de comunicación, concentrados en cubrir las elecciones legislativas. La junta directiva del club habría hecho la denuncia en una comisaría de Buenos Aires. 

 

Temas relacionados