James se corona campeón de la Liga con el Real Madrid

El colombiano jugó los últimos minutos del partido en el que el equipo blanco venció 2-0 al Málaga.

Los jugadores del Madrid celebran el gol de BenzemaAFP

Real Madrid venció al Málaga en La Rosaleda 2-0 y se proclamó campeón de la Liga de España. James Rodríguez jugó los últimos minutos del partido, en el que Cristiano Ronaldo y Benzema marcaron los goles que le certificó al cuadro blanco su primer título desde la temporada 2011/12 y el trigesimotercero en su historia.

Aunque al conjunto de Zidane la bastaba con el empate para llevarse el campeonato tras imponerse al Celta en el partido aplazado, el Madrid salió a por la victoria desde el primer minuto. Tras un error en un despeje, la pelota llegó a Isco, que filtró un pase para Cristiano que se deshizo con habilidad de Kameni para marcar el primer tanto de los blancos. El segundo tanto fue obra de Benzema, que se aprovechó de un remate de Sergio Ramos a la salida de un córner, y de un rechace que golpeó en Varane y le dejó con toda la portería de cara.

El escenario era el soñado para el Real Madrid, que encontró a un Málaga combativo que defendió siempre su honor. Al minuto siete llegó el primer tanto del Eibar en el Camp Nou. Invitación a cambiar el chip sobre la marcha y jugar con una situación en la que todo eran ventajas. Marcelo y Danilo mostraban peligro por bandas, pero al Real Madrid le bastaba con seguridad defensiva y contragolpe, invitaba a jugar a su rival cediéndole el balón.

Lo aceptó el equipo de Míchel que siempre generó peligro con un futbolista líder como Sandro. Aparecían Keko y Jony en los primeros intentos. La dinamita la tenía Sandro que obligaría a Keylor Navas a extender su mejor versión de la parte final del curso. Respondió bien abajo y voló a una falta con rumbo a la escuadra.

No hubo continuidad en fase ofensiva del Real Madrid pero sí equilibrio. Casemiro sin cansarse de robar, Isco de construir, Kroos de aparecer con llegada. En tres ocasiones buscó el gol pero se topó con Kameni. Benzema lo acariciaba con un disparo cruzado en una de sus pocas apariciones, y en contra de Isco, buscaba el remate de Cristiano para la sentencia, pero nuevamente respondía bien el portero camerunés.

A la pausa que deseaba el Real Madrid, sin ser nunca un especialista en anestesiar duelos, le respondía el Málaga con el veneno de Sandro. Lo intentó hasta desde el córner con el intento de gol olímpico, con otro disparo que se envenenó tras desviarlo Keko y un testarazo que acarició la escuadra.

Dos goles para un equipo que solo se jugaba el orgullo ante otro que se jugaba la vida era una utopía, pero el Málaga atacó con el descaro del que no tiene nada que perder y nada cambió en la reanudación. Recio tuvo la primera. Chutaba escorado y Keylor seguía sin dudas.

La Liga estaba sentenciada y comenzaba la fiesta en el banquillo madridista y sus seguidores en la grada. El Málaga buscaba el tanto de la honra pero Keko no aprovechaba un regalo de Casemiro y Navas cerraba su gran partido con una estirada al testarazo de Camacho, quedándose el balón con seguridad en sus guantes.

Isco se marchó ovacionado por las dos aficiones en su casa, James ingresó y asistió a Benzema que le anulaban el tercero por posición ilegal. Llegó el turno de Morata que con el partido roto no pudo superar a Kameni que evitaba el tanto de Modric. Hasta el último segundo lo intentaron los jugadores de Míchel y el poste repelió en disparo del Chory. La Liga ya era de un equipo que lidera Zidane. El campeonato de los goles salvadores de Ramos, la magia de Isco y la pegada como nueve de Cristiano.

Zidane continúa aumentando su palmarés como entrenador del Madrid, en el que tras la Champions de la temporada pasada y el Mundial de Clubes suma ahora un título de Liga, y tendrá la posibilidad de lograr el doblete si se impone a la Juventus en la final de la Liga de Campeones que se disputará el próximo 3 de junio en Cardiff.