James tras el golpe: “Me dijeron que íbamos perdiendo y pensé que era broma”

El mediocampista, que sufrió una conmoción cerebral, habló con la página de la Bundesliga de su golpe y su presente en Múnich.

James Rodríguez, mediocampista del Bayern Múnich. AFP

Balón aéreo dividido, James Rodríguez y Tony Jantschke saltan para intentar ganar la posesión, pero sus cabezas se chocan. Ambos quedan tendidos en el gramado del Borussia Park. James sufrió una conmoción cerebral y tuvo que abandonar el juego entre Bayern Múnich y Borussia Monchengladbach antes de finalizar el primer tiempo. Afortunadamente no pasó del susto.

El técnico del Bayern Múnich, Jupp Heynckes, confirmó tras el partido que el colombiano, al ser preguntado, no sabía el resultado del encuentro. Tras varios días ausente de los entrenamientos, el futbolista nacional reapareció con un morado cerca del pómulo izquierdo resultado del golpe y atendió a la Bundesliga en español, a quienes les precisó que no hay nada de qué preocuparse. “Afortunadamente no fue nada grave. Ahora estoy bien”, dijo en la entrevista.

Los momentos que vivió después de caer al gramado del estadio para él son una incógnita. No recuerda nada, como bien lo había dicho Jupp Heynckes en la rueda de prensa después del encuentro. “Es cierto que llegué al vestuario en el entretiempo y pregunté cómo iba el partido. Me dijeron: “Vamos perdiendo 2 a 0”. Les respondí: “¿En serio? ¿Cuándo paso esto?” Ahí me explicaron que hubo un penal y les volví a preguntar si no era broma. Fue todo muy raro. Recién después de 15 minutos empecé a darme cuenta de que nuestro arquero casi había atajado el penal. Pero seguía sin saber cuánto había pasado”, añadió.

Han pasado un poco más de cinco meses desde que James Rodríguez se mudó a Múnich. La adaptación ha sido positiva. “La gente es mucho más respetuosa, no está tan fanatizada como en otros países”, afirmó. “Cuando salgo, aunque me reconocen, me dejan caminar... Mantienen distancia. Puedo ir a tomar un café, relajarme... Es una ciudad fantástica, tranquila. Me estoy enamorando de Múnich”, agregó.

Eso se está reflejando en el terreno de juego. El mediocampista se ha acoplado bien a las exigencias del Bayern Múnich. “La presión siempre está ahí”, dijo James con seguridad, la misma que lo llevó a ganarse la confianza de Heynckes. “Creo que, una vez que saltas al campo de juego, todo se te va. Estás tan enfocado en lo que tienes que hacer, que no notas todo lo que ocurre a tu alrededor. De todas formas, es una gran liga, y disfruto de ver los estadios llenos y la fiesta que hay durante los partidos”.

El Bayern es el club más importante de Alemania. El más ganador. Llegar allí compromete al jugador a entregarse por completo para intentar cumplir con las exigencias. “Aquí están acostumbrados a pelear títulos, como yo me acostumbré en mi equipo anterior. Esperaba que el Bayern fuera exactamente así, por lo que nada me sorprendió. Todos se comportan a la altura de lo que es un gran club. No tengo más que decir. El Bayern es un 10 sobre 10”, finalizó.