Jarlan Barrera fue presentado como nuevo jugador de Rosario Central

El volante colombiano quedó campeón con Júnior de la Liga Águila y subcampeón de la Copa Sudamericana en 2018. El samario llegará al club argentino en calidad de préstamo por un año.

@CARCoficial

Este martes por medio de su cuenta de Twitter Rosario Central le dio un final feliz al futuro de Jarlan Barrera. El club argentino confirmó que el volante, quien viene de quedar campeón de la Liga Águila y subcampeón de la Copa Sudamericana con Júnior, jugara con el equipo canalla durante un año en condición de préstamo. 

El creativo volante llegó a Rosario después de pasar varios días envuelto en una polémica y en una disputa entre el club argentino y Tigres de México. Desde Central siempre aseguraron que tenían un contrato firmado con el colombiano e incluso que habían desembolsado un millon de dólares, pero en México otro representante del jugador tenía todo arreglado para que el ex Júnior fuera al fútbol azteca. (Lea aquí: Jarlan Barrera y su pasado en La Equidad)

Jarlan deja el cuadro tiburón tras militar durante cinco años en los que también logró el título de la Copa Colombia. El sobrino del Pibe Valderrama, fue uno de los protagonista de la buena campaña que el cuadro tiburón tuvo en 2018. Aportó siete goles e igua número de asistencia, en un semestre en el que junto a Luis Díaz y Teófilo Gutiérrez conformaron un ataque que resultó vital para el título por liga y lo hecho en Sudamericana.

"Mi compromiso es tratar de jugar lo más pronto posible y de ganarme el puesto, me gustan estos retos (...) Trataremos de pelear esa Copa Libertadores que tanto quiere el hincha", afirmó un alegre Jarlan, quien tendrá así su primera experiencia en el fútbol del exterior, algo que venía buscando hace un par de semestres y un sueño que hoy logra desde que comenzó a probarse en la inferiores de la Equidad. (Lea también: Jarlan Barrera: "Qué lindo es despedirse siendo campeón")

En uno de sus mensajes finales, en la rueda prensa en la ciudad de Rosario, Jarlan aseguró que "podía aportar más paciencia a la hora de construir juego". Un desafío no menor en un fútbol en el que predonima el físico y la velocidad, pero un reto que el talento de Jarlan sabrá encarar.