Juan José Narváez, el pastuso que sería llamado por Pékerman a la selección

Los próximos 10 y 14 de noviembre, la selección colombiana de fútbol jugará amistosos ante Corea del Sur y China. Este delantero del Betis de España sería uno de los convocados.

Juan José Narváez, delantero del Betis de España.Cortesía

Seis partidos ha jugado en esta temporada el delantero colombiano Juan José Narváez con el Betis de España. A sus 22 años está disfrutando de su primera experiencia en la primera división del fútbol ibérico, una de las mejores ligas del mundo. José Pékerman se habría fijado en él y lo llamaría a los partidos amistoso del 10 y 14 de noviembre ante Corea del Sur y China. Aquí su historia.

Cecilia Solarte y su hijo veían un partido de la Liga de Campeones de Europa del Real Madrid. Luego de una gran jugada por el sector izquierdo de Cristiano Ronaldo, Juan José miró a su madre y le dijo: “Mamá, vas a ver que yo voy a jugar en el Real Madrid como Cristiano”. Cecilia, con voz de madre alcahueta, no le reprochó y le creyó a su hijo: “Ojalá, mijo, se le cumpla el sueño”. Aunque en ese momento Juan José ya jugaba fútbol de manera profesional con el Deportivo Pasto, la idea de estar en el declarado mejor equipo del siglo XX parecía algo poco posible.

Juanjo comenzó a los siete años a practicar fútbol y microfútbol en el colegio Champagnat de Pasto. Ahí, en la mayoría de torneos regionales que disputó, fue el goleador. En el año 2000, en una final de microfútbol del colegio, asistió un profesor de las inferiores del Deportivo Pasto. “Señora -le preguntó en tono facinado- ¿su hijo ha estado en alguna escuela de fútbol? Sería un gusto tenerlo en nuestro equipo”. Cecilia le respondió que él jugaba de manera recreativa y que su tiempo libre lo dedicaba a la música. Ahí se acabó la conversación, pero a Cecilia le quedó sonando la idea. Esa noche le contó a Juan. “Mamá, amo la música y el fútbol, pero si me tengo que quedar con algo, escojo el fútbol”, dijo el entonces niño de 9 años.

Ahí comenzó realmente su vida futbolística . Poco a poco fue mejorando sus habilidades como goleador. Tanto así que el Deportivo Pasto lo becó para que siguiera formándose como jugador y persona. El 4 de noviembre de 2010 el club nariñense le hizo su primer contrato como profesional. Iván Darío Restrepo, quien en ese momento era el director de las menores, lo recomendó para que pasara al primer equipo.

“Desde que llegué al Pasto en 2010 lo veíamos como un gran futbolista, y en 2011, cuando cojo el cuadro profesional,  le dimos la oportunidad de debutar con apenas 16 años. Desde ahí demostró las condiciones para poder jugar con el equipo principal. A pesar de su juventud tenía las características de un gran delantero: manejo de la derecha, izquierda, cabezazo y buena talla”, destaca Flabio Torres. “Siempre -complementa el técnico tolimense-  lo tuvieron en cuenta para hacer parte de la selección de Nariño y eso le impidió tener continuidad con el Pasto”.

A pesar de no actuar mucho y sólo jugar en la Copa Colombia, el nariñense logró marcar tres goles y ser considerado el futuro del fútbol pastuso junto a Kevin Rendón y Juan Sebastián Villota. Varios equipos de Colombia estuvieron tras sus pasos: el Deportivo Cali, Real Cartagena y Atlético Nacional. Pero su futuro no estaría en el balompié nacional.

La internacionalización

Pereira, 2011. Se disputaba un torneo nacional. En un partido de ese certamen se acercó el cazatalentos Martín Arias al técnico de Nariño. “Ese muchacho número nueve juega bien, me interesa”, le dijo. Días después el presidente del Pasto, con quien Narváez tenía un contrato firmado, dio el visto bueno para que Arias fuera el representante de la  joya que apenas alcanzaba a los 16 años.

“Martín lo llevó primero a hacer pruebas a Inglaterra con el Tottenham. Estuvo 20 días. Les gustó el talento de Juanjo, pero por ser colombiano, no haber sido parte de la selección nacional y no tener pasaporte comunitario, no pudo quedarse allá”, comenta su madre Cecilia. Durante ese tiempo, Juanjo pudo compartir con jugadores de la talla de Gareth Bale, por quien el Real Madrid pagó cerca de 100 millones de euros.

En ese momento volvió a entrenamientos con el Deportivo Pasto. Sin embargo, al poco tiempo regresó a Europa a probarse con el Vitesse Arnhem de Holanda. En un torneo que disputaba con esa institución lo observaron unos veedores del Real Madrid, quienes se mostraron interesados en llevarlo al club español. Al viajar a la capital española, justo por esos días el equipo juvenil disputó un cuadrangular.  Narváez los conquistó con dos goles y tres asistencias. En las gradas estaban Zinedine Zidane y Fernando Morientes, estrellas legendarias del conjunto merengue,  quienes se encargaron de dar el visto bueno para contratar al colombiano en aquella institución. Pero el contrato, por la menoría de edad del jugador, no pudo firmarse. Su regreso a Colombia era un hecho inminente. Sin embargo, al cumplir 18 regresó a Madrid para hacer parte del equipo Juvenil B y luego ascender al A.

Desde su llegada al club blanco, Juanjo demostró compromiso y esfuerzo, sin embargo, ganarse un puesto en el primer equipo no fue tarea fácil y por eso terminó siendo cedido al Betis B. Allí disputó 15 partidos y gracias a sus buenas presentaciones pasó desde esta temporada a hacer parte del primer equipo. Con 22 años sueña con consolidarse en la mejor Liga del Mundo para poder tener continuidad en la selección colombiana de mayores.