La conmovedora imagen de un árbitro y un niño que le da la vuelta al mundo

David Téllez, colegiado del encuentro, paró el partido para enseñarle a uno de los arqueros a acomodar la barrera en un tiro libre. Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, también compartió la postal.

Cortesía

No existe una fórmula, es un verdadero misterio. Nadie conoce el secreto que hace que una imagen o video se haga viral en las redes sociales. Esta semana una fotografía cautivó a Europa: la de un árbitro de fútbol infantil que se fue a ayudar a un arquero a acomodar la barrera en un tiro libre. El epicentro de la postal llegó por cuenta de David Rodríguez, quien cuenta con 284 seguidores en Twitter. 

Ternura, pureza, inocencia y bondad en estado puro en una sola imagen.  Que también refleja que los colegiados, tantas veces crucificados por los hinchas, no son los malos de la película. "Nunca pensé que una foto así se fuera a hacer viral a nivel mundial. Fue de un momento a otro y no entendí cómo ocurrió. Es una anécdota que me va a durar toda la vida. Pero mi vida no ha cambiado y seguiré mi rumbo: el de enseñarle valores a los niños", le dijo a El Espectador David Téllez, el árbitro del partido. "Soy un chico de 20 años que estudia ingeniería informática, que ama el fútbol y que espera llegar hasta donde se pueda con el arbitraje", agrega. 

El hecho ocurrió el pasado fin de semana en Salamanca, España, en un encuentro entre los equipos de Ciudad Rodrigo y Barrio El Zurguén, de la Liga Provincial Benjamin. La madre del arquero se comunicó con Téllez y le agradeció su gesto y le dijo que su hijo estaba feliz de aprender a acomodar las barreras.

Además, Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, compartió la imagen en sus redes sociales. "Lo de Sergio Ramos fue una sorpresa. No me lo creía cuando me dijeron. Apenas lo vi me dio mucho orgullo ver que alguien como él había difundido mi noticia", afirmó.

Aunque pite en partidos de categorías inferiores, esta no es la primera vez que Téllez sale en la prensa europea. En noviembre de 2016 salvó la vida de un juvenil que empezó a tragarse la lengua tras un fuerte choque con un rival. "El chico cayó desplomado. Yo sabía que no pintaba bien. Y cuando me fijé, se estaba comiendo la lengua. Le metí la mano, me mordió inconscientemente como mecanismo de defensa, y le agarré la lengua hasta que llegó la enfermera. Gracias a Dios no pasó nada grave", recordó. 

Una postal que recoge la verdadera esencia del fútbol. Imágenes que valen más que mil palabras. 

Temas relacionados