La fórmula del éxito del Júnior de Barranquilla

El cuadro costeño le ha apostado a mejorar su modelo de divisiones menores. Hoy en día varios futbolistas formados en el club están siendo protagonistas en el primer equipo. Hay presente y futuro.

Luis Díaz (der.) es uno de los jugadores más desequilibrantes del Júnior de Barranquilla. / AP

Los directivos del Júnior de Barranquilla se cansaron de ver a futbolistas costeños que no tenían oportunidad en el club y terminaban siendo llevados a otros equipos de Colombia, en los que concluían su proceso de formación, triunfaban y luego los vendían por grandes sumas de dinero al exterior. Ese es el caso de Fredy Montero, Felipe Pardo, Luis Fernando Muriel, Rafael Santos Borré y Andrés Felipe Roa, por mencionar algunos, quienes fueron reclutados por Agustín Garizabalo, un veedor del Deportivo Cali en la costa.

El primer intento de la familia Char, dueña del Júnior, para comenzar a llevar a los mejores jugadores costeños del futuro a su club fue fichar a Garizabalo, un hombre con ojo clínico que en los últimos años ha demostrado que sus recomendaciones son exitosas. Le pusieron todo para que liderara el proceso de veeduría, sin embargo, él no aceptó. Pero la idea continuó y esa confianza se les dio a hombres como Dulio Miranda y Edgardo Victorino, quienes comenzaron a hacer un proceso de seguimiento en la Liga del Atlántico y en los diferentes certámenes de la costa para asegurarse de que los mejores fueran al equipo rojiblanco.

Puede leer: El tridente letal del Júnior de Barranquilla

“En un comienzo, los clubes del Atlántico y de la región no creían en el proyecto del Júnior porque se había hecho la fama de que acá no se les daban oportunidades a los pelaos y que siempre se apostaba por hacer grandes contrataciones por encima del talento local”, asegura Fernel Díaz, director de las divisiones menores y quien ha sido uno de los líderes del nuevo modelo de trabajo del club tiburón. Lo primero fue acercarse a los procesos formativos de las diferentes instituciones futbolísticas de la costa y ganarse la confianza de los dueños de esos clubes para negociar por sus mejores talentos. A los que identificaban con potencial suficiente se les ofrecía la oportunidad de comenzar a integrar los equipos juveniles del Júnior. “Lo positivo es que la mayoría de los costeños somos hinchas de este equipo y los niños de acá sueñan con ponerse esta camiseta, algo que siempre los motiva”, asegura Díaz.

El proceso formativo comenzó a llamar la atención cuando la política de los directivos del Júnior fue hacer del Barranquilla F.C. su filial en la B. Este se convirtió en una plataforma para los juveniles, para que ellos vivieran de cerca el fútbol profesional y luego, cuando llegara la oportunidad de actuar en la primera división, tuvieran más experiencia. Roberto Peñalosa, exjugador del Júnior, fue nombrado técnico de ese equipo y su misión principal, más que buscar el ascenso a la primera división, fue foguear talentos del futuro. “En este momento el promedio de edad del Barranquilla es de 18 años. A los jugadores que identificamos con mucho potencial les damos la oportunidad de debutar en la B con 16, 17 o 18 años”, destaca el director de las inferiores del club costeño. Julio Comesaña, técnico del Júnior, está comunicándose constantemente con Díaz y Peñalosa, pregunta por los jugadores del futuro y a los que ve con talento suficiente en el equipo sub 20 o en el de la B, les da la oportunidad de comenzar a entrenar en el primer plantel. Al comienzo de este año se apostó por la capacidad de la cantera y se confió en hombres como Willer Ditta, Gabriel Fuentes, Daniel Moreno, Enrique Serje y Luis Díaz, este último una de las grandes figuras del momento.

Lea aquí: Jarlan Barrera y su pasado en La Equidad

También hay otros hombres que están en el equipo y que hicieron su proceso de formación en el Júnior, como es el caso de David Murillo, Germán Gutiérrez, Johan Bocanegra, Teófilo Gutiérrez y José Luis Chunga. “Los resultados han convencido a los directivos del éxito de esta fórmula. No solo porque en rendimiento futbolístico está siendo bueno, sino porque también hay que pensar en negocio y todos estos pelaos van a poder ser vendidos a futuro”, destaca Fernel Díaz, quien se arriesga a mencionar algunos jugadores que vienen haciendo fila para triunfar en un futuro cercano: los delanteros Luis Sandoval y Ferny García, el arquero Reinaldo Fontalvo y el volante Fabián Ángel.

Júnior no ha ganado nada, pero en sus manos tiene la posibilidad de terminar un año con por lo menos un título. Esta noche (7:45 p.m., por Fox Sports) tendrá que defender la diferencia de 2-0 que consiguió ante Independiente Santa Fe en la ida de las semifinales de la Copa Sudamericana. En la Liga Águila ya está clasificado a la gran final ante Independiente Medellín y está a 180 minutos de la octava estrella. En caso de dar por lo menos una vuelta olímpica, la relevancia será que se hizo con una nómina en la que en su mayoría hay costeños y canteranos, el sueño que en su momento tuvo la familia Char.