La magia de la nueva casa de Yerry Mina

El defensa caucano será presentado este viernes en uno de los clubes más prestigiosos del mundo. Símbolo de Cataluña, el Barcelona revolucionó el fútbol en los últimos años de la mano de Pep Guardiola y Lionel Messi.

El maravilloso estadio Nou Camp, la casa del F.C. Barcelona. / AFP

“Más que un club”, ese es el eslogan del F.C. Barcelona, la nueva casa del defensa colombiano Yerry Mina, quien hoy será presentado como jugador del conjunto azulgrana, con el que firmará contrato por cinco temporadas.  (Las palabras del entrenador Barcelona sobre Yerry Mina)

Y esa frase se ajusta a la realidad. Barcelona no es solamente un exitoso equipo de fútbol, sino también uno de los símbolos más importantes, y probablemente el más universal, de la comunidad autónoma española de Cataluña, una región que durante buena parte del siglo XX fue sometida por dictaduras que perseguían su lengua y su cultura.

Además del equipo de fútbol, el club tiene planteles profesionales de baloncesto, balonmano, hockey sobre patines y fútbol sala. En rama aficionada hay secciones de atletismo, hockey sobre hierba, rugby, voleibol masculino y femenino, patinaje artístico sobre hielo, hockey sobre hielo, baloncesto en silla de ruedas y baloncesto femenino.

Hasta el comienzo de esta temporada tenía 143.855 socios y 1.246 barras organizadas en todos los rincones del mundo. (Yerry Mina será presentado el sábado en el Camp Nou)

Las vitrinas de su museo acogen todos los trofeos posibles, entre ellos 20 de títulos internacionales, cinco Champions, cinco Supercopas de Europa, cuatro Recopas Europeas, tres Mundiales de Clubes y dos Copas Latinas.

Barcelona ha ganado 24 veces la liga española de primera división y 29 ediciones de la Copa del Rey, además de 12 Supercopas de España, dos Copas de la Liga y decenas de competiciones locales más.

Futbolísticamente el club siempre ha promovido el juego vistoso, pero muy especialmente desde comienzos de la década del 70, cuando el holandés Johan Cruyff llegó procedente del Ajax de Amsterdam y transformó al equipo catalán.

Amante del toque, la dinámica y la presión al rival, pero también líder social, rebelde e inconforme, Cruyff hizo de Barcelona su hogar e inició un proceso de desarrollo deportivo en el equipo y cambio social en la ciudad, aunque tardó en conseguir los resultados esperados.

Cruyff se tomó muy a pecho la defensa de los valores catalanes y de la autonomía regional y utilizó al fútbol como herramienta política. Ya con él en el banquillo, el club azulgrana ganó la Copa de Campeones de 1992, su primer gran éxito internacional. (Valverde, DT del Barcelona, recibe comentarios ofensivos tras la llegada de Yerry Mina)

Y en el nuevo siglo Barcelona, que siempre ha sido grande, pasó a ser gigante. De la mano de otro holandés, Frank Rijkaard, pero especialmente de Pep Guardiola, implementó el estilo del tiqui-taca, que se caracteriza por el uso de pases cortos y precisos en las transiciones, las búsqueda constante de espacios vacíos, la dinámica y la posesión del balón.

Bajo esa premisa el Barca lo ganó todo, sobre todo el respeto y la admiración del mundo del fútbol, eso sí, con un actor estelar sin el que tanta magia no habría sido posible: Lionel Messi, el mejor futbolista de los últimos tiempos y probablemente de la historia. En torno a él, Guardiola y quienes lo han sucedido lograron mantener al club en lo más alto.

Ahora mismo, Barcelona lidera con comodidad la liga española (le lleva 9 puntos al Atlético de Madrid, que es segundo, y 16 al Real, cuarto) y es uno de los favoritos al título de la Champions League, por lo que para Yerry Mina no será fácil ganarse un puesto como titular. Aunque tiene condiciones para triunfar, hacerlo, en uno de los mejores clubes de la historia, no será tarea fácil.

 

últimas noticias