Lanús es el primer finalista de la Copa Suramericana

Noticias destacadas de Fútbol Internacional

El equipo Luis Zubeldía derrotó 3-0 a Vélez y buscará su segundo título en esta competencia.

En un partido muy inteligente, Lanús se clasificó a la final de la Copa Suramericana al derrotar 3-0 a Vélez Sarsfield en el duelo de vuelta de una de las semifinales que se disputó este miércoles en Buenos Aires.

Tomás Belmonte (45+2), Nicolás Orsini (60) y Alexander Bernabei (88) anotaron los goles para El Granate, mientras que Vélez jugó todo el segundo tiempo con un jugador menos por la expulsión directa de Cristian Tarragona (45).

Le puede interesar: Santos y Palmeiras jugarán una final brasileña en la Libertadores

Lanús cerró la serie con dos victorias y un global de 4-0, ya que había ganado también por 1-0 el primer encuentro.

Ahora, el club dirigido por Luis Zubeldía se enfrentará con el ganador de la llave entre Defensa y Justicia y Coquimbo Unido, serie que en su primer choque terminó igualada sin goles.

La final se disputará el 23 de enero en el estadio Mario Alberto Kempes, en Córdoba.

Vélez aprietó, pero Lanús marcó

No tardó nada Vélez en llevarse por delante a Lanús, impulsado por la necesidad de ganar, ambicioso en su propuesta, decidido a tratar de revertir la serie, y así el visitante tomó el control con un juego asociado, con un Centurión encendido para buscar espacios, con el compromiso generalizado para ahogar en su campo al local.

Centurión acertó un gran remate al ángulo derecho, pero Lautaro Morales respondió con una formidable atajada, y luego el propio Centurión les ganó a los dos centrales en un centro, pero definió exigido por encima del arco.

El visitante necesitaba apenas un gol, que se le negaba entre la imprecisión propia y las virtudes de la defensa local y la seguridad del cancerbero Morales, sólido bajo los tres palos.

El encuentro -y la serie- empezaría a complicarse más para Vélez, primero con un gol bien anulado a Tarragona por infracción sobre Morales, y luego con la expulsión del delantero, por una falta directa sobre Lautaro Acosta.

Para colmo de males, un minuto después, Lanús abrió la cuenta en un tiro de esquina en el que Sand trajo la pelota desde el segundo palo, y Belmonte la empujó adentro por el primer poste, y no alcanzó el esfuerzo de Galdames, que despejó cuando la pelota ya había traspuesto la línea de sentencia.

Con mucha menos tenencia (apenas el 30%), y casi sin pisar el área de enfrente, Lanús mostró, tal como sucedió en el primer partido, una efectividad crucial en cada una de sus escasas llegadas, y así le propinó un duro impacto a un Vélez que posiblemente merecía algo más, pero no encontró nunca la manera de vulnerar a Morales.

Un buen premio

Aun con un jugador menos, el equipo de Mauricio Pellegrino intentó una reacción en el comienzo de la segunda parte, y otra vez estuvo cerca Centurión, con un tiro desde 30 metros que salió apenas elevado, pero como sucedió a lo largo de la serie, Lanús iba a responder pronto, y con más eficacia.

Sobre los 60′, Aguirre se escapó por la derecha y eludió a dos rivales antes de enviar un centro cerrado, al que Pepo de la Vega llegó por el segundo poste para asistir a Orsini, que entró sin marcas por el medio para establecer el 2-0.

Quedaba media hora, pero el resultado global empezaba a sellar la suerte de Vélez, al que la fortuna le negó hasta el descuento en un gran remate combado de Janson que rebotó en el palo izquierdo.

Con el partido decididamente abierto, siempre el local estuvo más cerca de aumentar que Vélez de achicar distancias, y fue lo que sucedió cerca del epílogo, en un contraataque que lideró Belluschi, y el veterano Sand asistió con un precioso envío para Bernabei, que se arrojó para impulsar de cabeza el balón al arco desguarnecido.

Lanús se hizo fuerte donde más pesa, en el área de enfrente, y aun con cifras exageradas, se llevó con holgura una serie mucho más pareja en el desarrollo que en las cuentas.

Así, El Granate jugará su quinta final en torneos continentales, en busca del tercer trofeo luego de obtener la Copa Conmebol-1996 y la Copa Sudamericana-2013, decidido a puro gol a ampliar su palmarés internacional.

Comparte en redes: