Las sospechas de amaño vuelven a caer sobre el equipo Jorge Wilstermann

La escuadra boliviana perdió el jueves pasado 8-0 en el estadio Monumental contra River Plate y quedó eliminado de la Copa Libertadores.

River venció 8-0 a Jorge Wilstermann en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores. AFP

En el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores, River Plate venció 8-0 a Jorge Wilstermann de Bolivia. Fue un resultado aplastante para el equipo argentino. Heroico, titularon algunos diarios de ese país. Y no era para menos, el cuadro millonario le dio vuelta a un 0-3 en contra que había sufrido en el partido de ida disputado en el estadio Félix Capriles. Ese resultado escandaloso dejó muchas dudas en Bolivia y algunos suspicaces empezaron a crear rumores sobre un posible amaño, que fueron rápidamente acallados con un comunicado por parte de la dirigencia de la escuadra boliviana.

Aunque el Wilstermann negó tajantemente esos rumores, el presidente de la institución Grover Vargas inició una investigación interna debido a que los hinchas lo responsabilizan por la vergonzante caída. Este fin de semana mostraron banderas en su contra en el campeonato boliviano con frases como: "Vargas: el Rojo no se vende" o "Grover Vargas, esta no te perdonamos". En diálogo con una cadena radial de Bolivia precisó: "no es normal el partido que tuvimos. Yo conozco a los jugadores, la mayoría está hace tiempo conmigo, creo que son gente decente y pongo las manos en el fuego por ellos, pero..." afirmó el directivo, quien teme que sus futbolistas se hayan involucrado en un tema de apuestas. Y, de ahí, el escandaloso resultado.

Vargas continuó el diálogo en FM Late resaltando que está con la conciencia tranquila de haber hecho lo mejor posible para su equipo. “Me duele y me da mucha rabia lo que pasó y la reacción de los simpatizantes por mentiras muy crueles de la prensa”. Tras la dolorosa caída ante River, algunos medios indicaban que el presidente, previo pedido de los jugadores de Wilstermann, le habría exigido al club argentino una suma cercana al millón de dólares para dejarse ganar, lo que negó de manera rotunda.

Vargas aún no le encuentra explicación a lo sucedido en Buenos Aires. “El resultado da para la especulación, lo entiendo. Pero no sé qué pasó, no se puede explicar. No es normal, seguimos en shock. Lo que pasó es ilógico”.

Dudas sobre el técnico del Wilstermann

Roberto Mosquera tiene una extensa trayectoria como entrenador. Fue elegido tres veces como el entrenador del año en su natal Perú: en el 2011, 2012 y 2014. Su camino dentro del fútbol, para la gran mayoría de los hinchas, es intachable. Sin embargo, en las últimas horas comenzaron a surgir rumores que lo dejan, por lo menos, muy mal parado.

Aunque hasta el momento no existen pruebas que sucedió algo extraño en el partido por los cuartos de final de la Copa Libertados. La indignación en Bolivia fue tal que se diieron cuenta de que Roberto Mosquera ya había participado de un encuentro por la Copa Libertadores que favoreció a River Plate. Fue en el 2015. Mosquera era el entrenador de Juan Aurich, que compartía el Grupo 6 junto con el equipo argentino, Tigres de México y San José de Bolivia.

Llegaron a la última fecha con Monterrey clasificado, pero con River Plate a la espera de un milagro: además de ganar su encuentro ante San José, necesitaba que Juan Aurich perdiera, en su cancha, frente a un equipo formado por suplentes y juveniles de Tigres. Los dirigidos por Marcelo Gallardo no tuvieron problemas para golear a los bolivianos. Pero el triunfo sólo le serviría si Juan Aurich no sumaba, ya que hasta el empate pondría en octavos al conjunto peruano. Todas las miradas, entonces, se dirigieron a las imágenes que llegaban desde el estadio Elías Aguirre, de la ciudad de Chiclayo. Y el equipo peruano caía derrotado, por 5-4, ante el equipo alternativo de Tigres.

Mosquera siempre ha reconocido que siente algo especial por el equipo de la banda cruzada. “Tengo una unión con River sin querer, por amistad. Mi padre jugó con Di Stéfano, quien me llevó en brazos, con Pedernera y Rossi. Nací y vi fotos de ellos y así surgió mi simpatía por River. Comencé a seguirlo, a comprar la revista El Gráfico y después pude jugar en el Monumental contra Alonso, Passarella, Jota Jota López y hasta Ramón Díaz”, afirmó hace algunos años el entrenador en diálogo con Milenium Sports.