Lautaro Acosta, el jugador más importante en la historia de Lanús

Ha resignado dinero por quedarse en el club que ama, en el que ha conseguido cinco títulos. Va por el sexto, el que sería el más preponderante: la Copa Libertadores de América.

Lautaro Acosta celebra uno de los goles que ha marcado con Lanús, club del que es uno de los máximos ídolos.AFP

Lautaro Acosta es la prueba viva de que un amor amateur por los colores es más fuerte que nada. Ni por todo el oro del mundo deja la camiseta granate de Lanús. Y con ella disputará la Copa Libertadores ante Gremio de Brasil. ("Neymar puede disfrutar con sus amigos": técnico del PSG)

"Soy hincha de Lanús (periferia sur) desde siempre. Llegué aquí a los 8 años de (la vecina) Glew. Hice todas las infantiles. El club es como una familia, mi segunda casa", cuenta a la AFP.

Le dicen 'Laucha' y a los 29 años es ídolo de los lanusenses. Lo quieren por ser emblema y símbolo. También valoran su destreza técnica con la pelota, su poder de gol como delantero y vocación para luchar por la recuperación de la pelota.

Tiene un espíritu aficionado a flor de piel: "No lo veo como un trabajo porque lo disfruto mucho. Es un trabajo porque hay horarios, cumplir lo dice tu jefe. Y lo hago con mucha pasión, ganas y porque es lo único que sé hacer en mi vida (jugar al fútbol)".

 

A China, no

 

Acosta le dijo hace poco que "no" a una suculenta oferta de un club de China, según confesó el presidente de la entidad, Nicolás Russo. "Le ofrecen el oro y el moro, pero él no se quiere ir", ha dicho Russo.  (James, convocado para juego del Bayern contra Anderlecht)

El atacante dice que tener "un millón más o un millón menos" no lo va a hacer más feliz. Vive en simbiosis con el club que supo crecer desde un humilde barrio.

Dice no saber "si es mejor ir a China a cobrar diez veces más que quedarme acá a disfrutar los mejores años" de su vida futbolera. Y toma como ejemplo al magnate tecnológico Bill Gates quien dijo que no le dejará toda su fortuna a sus hijos, porque quiere que aprendan el camino.

Pero alguna vez escuchó cantos de sirena y se marchó. No le fue bien. Se lesionaba con frecuencia.

Estuvo 5 años fuera de Lanús: Jugó en Sevilla de España (2 goles y una Copa del Rey), Racing de Santander de España (2 goles) y en Boca Juniors (¡cero gol!).

Poca producción para alguien que marcó 42 veces con la divisa granate. Ha integrado cinco de los seis equipos que ganaron campeonatos en toda la historia. Fue una Supercopa argentina, una Copa Argentina, dos torneos de Primera y una Sudamericana.

"Este es un lindo año. La final de Libertadores con mi equipo de toda la vida y haber estado en la selección con (Lionel) Messi", recuerda. Con la albiceleste ganó el Mundial Sub-20 de Toronto-2007 y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Pekín-2008. "Jugar el Mundial de Rusia sería lo máximo", se entusiasma.

"Gremio va a ser tan duro como River (eliminado en cuartos). Es un equipo grande, se ha reforzado muy bien, tiene grandes jugadores", reconoce. La primera final se juega este miércoles en Porto Alegre.

Su sueño era salir campeón de primera con Lanús. Lo logró tras casi 100 años de historia granate sin títulos. Le tocó vivir un momento histórico.

 

La dieta 'Messi'

 

En lo personal necesitaba comer mejor. Y se fue a Venecia para ver a un nutricionista italiano que atendió a Messi. "Ese tipo te saca todo tipo de comida, queso, huevo, carne, la vida..., todo", comenta con humor. (Fifa suspende de por vida a tres dirigentes involucrados en escándalo de corrupción)

Nació en una familia trabajadora y adoradora del fútbol. A su padre lo echaron de un comercio de venta de automotores y fueron momentos duros. "Me viejo (padre) jugaba al fútbol, mi mamá también, un hermano jugó en la B metro (tercera), otro jugó en la C (cuarta). Tengo una familia muy futbolera", relata.

¿Te gusta prepararte para los partidos?, pregunta la AFP y responde: "Me gusta ver el rival, más allá que lo que se pueda hablar con el técnico y el equipo."

Acosta tiene una cicatriz arriba del ojo izquierdo. Cuando tenía 10 años se golpeó contra una puerta de vidrio. Pero en la estatua que le están construyendo para inaugurar el 3 de enero no aparece la cicatriz. Cuestión de cuidar la 'pinta' del ídolo.

últimas noticias