Liga española sanciona al Celta de Vigo por no llenar las tribunas de su estadio

La multa se debe a una normativa que entró en vigor la temporada pasada y exige a los clubes cubrir el 70% del aforo de las gradas ubicadas al frente de las cámaras de televisión.

En los tres partidos que el Celta ha jugado de local, ha tenido una asistencia promedio de 15.000 espectadores. @RCCelta

Celta de Vigo es el primer club de primera división que recibe este tipo de sanción. Por más insólita que parezca, la Liga española multó al equipo por no cubrir el 70% del aforo de las tribunas que enfocan las cámaras que trasmiten los encuentros en el estadio Balaídos. (También le puede interesar: El ucraniano que no jugaría con el Rayo Vallecano por su ideología política)

Esta normativa que entró en vigor la temporada pasada y que exige que éstas gradas tengan un mínimo de público requerido, tiene como finalidad que en las retrasmisiones televisivas, el espectador tenga la sensación de un estadio lleno, evitando planos con tribunas vacías.

Con lo que no contaba la Liga era el mal inicio de temporada del Celta de Vigo. Con cuatro puntos en cinco partidos disputados, se ubica una casilla por delante de los puestos del descenso. Esto se ha sentido en los dos primeros partidos que el club español jugó de local: ante la Real Sociedad (16.961 espectadores) y frente al Deportivo Alavés (17.384 asistentes).

Por este motivo, para la quinta fecha, la directiva del Celta de Vigo decidió rebajar el precio de las entradas de las tribunas en mención. Sin embargo, esto no tuvo el efecto esperado. 15.068 espectadores presenciaron el empate a un gol de su equipo ante Getafe. Así que se espera que el equipo celeste siga recibiendo multas por parte de la Liga. (Diego Costa regresa al Atlético de Madrid)

La polémica medida seguirá en vigor. Mientras el primer club multado, además de recomponer su camino deportivo, también deberá pensar en una estrategia para aglomerar la mayor cantidad posible de espectadores en las gradas ubicadas al frente de las cámaras, con el fin de evitar sanciones económicas en el futuro.