Lille presentó a Marcelo Bielsa como su nuevo entrenador

El club francés hizo oficial la contratación del argentino, quien se mostró sonriente y amable con toda la prensa por un pedido explicito de su esposa.

AFP

El nuevo entrenador de Lille francés, el argentino Marcelo Bielsa, conocido por ser serio y bajar la mirada cuando habla a sus interlocutores, decidió cambiar este martes en su presentación ante la prensa, por "orden" de su mujer.

"La primera recomendación que tuve cuando llegué aquí, y fue incluso una orden de mi esposa, fue que sea sonriente y que mire a la gente a los ojos, y es lo que estoy haciendo", indicó "El Loco". 

"Es un avance significativo en términos de relaciones humanas", bromeó el argentino, provocando la risa de los asistentes.

Bielsa, que tendrá 62 años en julio, también explicó las razones por las que aceptó lanzarse en este proyecto promovido por el nuevo propietario del club, el hombre de negocios hispano-luxemburgués Gérard López, que compró la entidad en enero.

"Las instalaciones son perfectas y eso estimula para trabajar. Y trabajar con Luis Campos (consejero deportivo del presidente Gérard López) supone un aporte considerable en cuanto a la constitución de la plantilla. Pienso que lo que yo puedo aportar se articula alrededor de lo que el club necesita", estimó el exentrenador del Athletic Bilbao y Marsella.

Preguntado por las razones de su fichaje por un club poco conocido, cuando con su bagaje podría entrenar a un equipo de mayor categoría, "El Loco" mostró su modestia, antes de defender a la Ligue 1, que según el técnico argentino ha progresado estos últimos años.

"La envergadura que se me atribuye no es la que yo me otorgo. El potencial que veo en esta ciudad y en este proyecto alimenta grandemente mi entusiasmo y mis ganas de hacer bien las cosas. El nivel individual de los equipos de Ligue 1 cambió desde la llegada de jugadores de calidad y esto ha elevado el nivel del campeonato", señaló.

Filosofía de Bielsa 

Bielsa, que todavía no ha querido hablar de jugadores que podrían llegar o dejar el club, habló de la filosofía de juego que querría producir con el LOSC: "pasar el mayor tiempo posible atacando".

"Para ello, hay que defender bien y preferentemente en el terreno rival. Habrá que guardar el balón en el piso y evitar pases aéreos", explicó.

El argentino detalló el programa de pretemporada del club, que estará compuesta de dos fases de tres semanas, una primera centrada en la preparación general del equipo y una segunda que comportará cinco amistosos. La séptima y última semana estará dedicada a la preparación del primer partido del campeonato, que tendrá lugar el primer fin de semana de agosto.

Distendido, no quiso sentarse en el centro de la mesa para dejar el lugar al presidente Gérard López, quien abrió la rueda de prensa.

"Estoy muy feliz de estar acá. Siento una gran responsabilidad con respecto a la tarea que me espera. Estamos acá para trabajar bien y hacer feliz al público, explotando todo el potencial del juego, sin olvidar los resultados, que son absolutamente necesarios", afirmó.

López también tomó la palabra en varias ocasiones, señalando su ambición "de ofrecer espectáculo a los aficionados y no solo resultados".

El hispano-luxemburgués y el argentino, que "somos amigos y hablamos de muchas cosas juntos, no solo de fútbol", según el presidente del Lille, mostraron mucha complicidad e intercambiaron varias sonrisas durante la rueda de prensa, que duró una media hora y terminó con un caluroso abrazo entre ambos.

Temas relacionados