El duelo que paraliza al mundo

Los clásicos Real Madrid-Barcelona que quedaron en la historia

Este sábado, a partir de la 7:00 a.m. (ESPN), el equipo dirigido por Zinedine Zidane buscará enderezar el camino frente al líder de la Liga.

Lionel Messi y su gol 24 en clásicos ante el Real Madrid. / AFP

A partir de las 7:00 a.m. (ESPN) de este sábado, alrededor de 650 millones de personas repartidas en 185 países encenderán el televisor para apreciar el encuentro que paraliza a los amantes del fútbol: Real Madrid vs. Barcelona. Tan cerca, pero a la vez tan lejos.

Con esa premisa llegará el conjunto dirigido por Zinedine Zidane al Santiago Bernabéu a enfrentar a su clásico rival en un duelo correspondiente a la fecha 17 de la Liga española. Los catalanes son líderes con 42 unidades, mientras los merengues son cuartos con 11 puntos menos y un partido pendiente. Se despega el Barcelona, o el Madrid, reciente campeón del Mundial de Clubes, se mete en la pelea y emite el mensaje contundente de las portadas del día siguiente: “Hay Liga”.

Ambos se han enfrentado en 235 oportunidades, con un saldo de 95 triunfos para el Real Madrid, 91 para el Barcelona y 49 empates. Lionel Messi es el goleador histórico de estos partidos, con 24 tantos. Lo siguen Alfredo Di Stéfano (18) y Cristiano Ronaldo (17). Este es un repaso de los clásicos que han quedado grabados en la historia.

El primer clásico

La rivalidad entre ambos se inició el 13 de mayo de 1902 en Madrid, en las semifinales de la Copa de la Coronación, actual Copa del Rey, encuentro en el que los culés se impusieron 3-1.

El empate más recordado

Otra vez, en una semifinal de la Copa de la Coronación, pero de 1916, merengues y culés se vieron las caras, en un duelo que culminó 6-6. En los últimos 25 años, sólo un clásico ha finalizado 0-0. Ocurrió en noviembre de 2002.

El primero por Liga

La temporada 1928-1929 quedará grabada por darle pie al primer enfrentamiento liguero entre ambos. En la primera vuelta, los madrileños vencieron 2-1. Unos meses después hubo venganza culé: triunfaron 1-0 en Madrid.

El más humillante

Muchos recordarán la derrota 6-2 del Real Madrid en el Bernabéu el 2 de mayo de 2009 o el 5-0 del Barcelona en el Camp Nou el 29 de noviembre de 2010. Supremacía total de Guardiola frente a Mourinho. Sin embargo, el duelo más humillante entre ambos ocurrió el 13 de junio de 1943, cuando el Real Madrid destrozó al conjunto blaugrana 11-3 en las semifinales de la Copa del Rey.

La revancha de Mou

Guardiola superaba en enfrentamientos directos a Mourinho en clásicos: el portugués encadenaba siete partidos sin conocer la victoria. En abril de 2012 llegó la revancha: el Madrid venció 2-1 al Barcelona en una Liga que al final se tiñó de blanco.

El más ruidoso

El 23 de octubre de 2002, Luis Figo, quien fue ídolo en el Barcelona, volvió al Camp Nou, esta vez vestido con la camiseta del Real Madrid. Silbidos, abucheos, objetos voladores y hasta una cabeza de cerdo que le lanzaron en un tiro de esquina adornaron un clásico que fue suspendido por 15 minutos y finalizó 0-0.

El más reciente y a la vez más emocionante

Faltaban cinco fechas, tres puntos separaban al Barcelona del Real Madrid en la Liga. Así aterrizaban los merengues el 23 de abril de 2017 al Santiago Bernabéu. En el minuto 82 entró el último cartucho de Zinedine Zidane. Había caras largas en el Santiago Bernabéu. El equipo catalán ganaba 2-1. El entrenador francés, para sorpresa del mundo, le dio la oportunidad a James Rodríguez. Salió Karim Benzema, se abrazaron con el colombiano, bendición del cucuteño y para adentro.

Tres minutos después, Toni Kroos asistió a Marcelo, el brasileño levantó la mirada, diagonal de James, quien les ganó la espalda a los defensores del Barcelona, y el lateral mandó un centro rastrero. El tiempo se paró. El 10 cazó el balón, remató con la pierna izquierda y la mandó al fondo. Enloqueció el Bernabéu. Las cámaras enfocaron a Zidane, el único que no celebró. James corrió, señaló su frente y le dedicó el gol a su hija, Salomé. Messi miró al piso. Piqué y sus gritos de desesperación. Un gol que significó la Liga para el Real Madrid.

Sin embargo, a 15 segundos del pitazo final apareció el argentino aprovechando una asistencia de Jordi Alba y mandó un disparo colocado imposible para Keylor Navas, quien se había vestido de figura. La Pulga se quitó la camiseta, la estiró exhibiéndosela a un Bernabéu mudo. Momento poético. Las portadas ya no iban para el 10 del Real Madrid, iban para el 10 del Barcelona por el 3-2 épico a favor del visitante.