Los innovadores del fútbol

Un abogado experto y cuatro jóvenes crean la Central Agencia Deportiva. Obtienen franquicia del Real Madrid en Colombia. Hacen negocios con la MLS de Estados Unidos y el Brujas de Bélgica. Representan a jugadores y técnicos. Un caso exitoso de emprendimiento en el deporte.

De izquierda a derecha: Víctor Delgado, Guillermo Díaz, Andrés Charria y Daniel Dueñas, socios de Central. / Óscar Pérez

Hace casi dos décadas el abogado Andrés Charria trabajaba en el sector financiero. Allí, como vicepresidente de entidades bancarias, certificaba la legalidad de las millonarias inversiones que los empresarios ponían en sus manos. Entre tanto, en Colombia el deporte era dimensionado como una actividad lúdica y de entretenimiento, pero Charria, un aficionado al derecho deportivo, empezó a verlo de otra manera y fusionó las finanzas, el derecho y el deporte en una actividad que le cambiaría la vida y lo fortalecería además como docente universitario.

Era 2001 y el mundo aún estaba conmocionado por la decisión Bosman: la historia del jugador belga Jean-Marc Bosman, quien marcó un precedente en los traspasos y en los cupos de extranjeros en los equipos europeos, como quiera que demandó a su club Lieja al finalizar su contrato y obligó a que la UEFA expidiera normas que luego trascendieron al mundo entero, porque modificó los sistemas de contratación de jugadores. Inquieto por su tradición académica, Charria empezó a contactar a expertos en el tema hasta que en Valencia (España) se conectó con Juan de Dios Crespo, una autoridad mundial en derecho deportivo.

Desde entonces, Charria y Crespo empezaron a trabajar en equipo, con resultados positivos. Directivos del club Olimpia de Paraguay lo contactaron porque el equipo había sido suspendido por la FIFA. Los dos abogados lograron que levantaran la sanción y en 2002 el equipo ganó la Copa Libertadores de América. “De esta experiencia aprendí mucho y gané dinero, por eso dejé mi vida en el mundo financiero y me dediqué de lleno al derecho deportivo”, resalta Charria. Un éxito que trascendió también a Colombia, en donde el abogado empezó a trabajar con Santa Fe, Tolima, Millonarios, Once Caldas, América y Júnior, entre otros.

Entonces llegaron más clientes, entre empresarios, técnicos, jugadores y deportistas de otras disciplinas, quienes entendieron que el derecho deportivo era el camino para definir negocios y conflictos, en una actividad de compleja y abundante pero a veces de desconocida normatividad entre sus diferentes actores.

Incluso, llegó a su oficina la ciclista María Luisa Calle, quien por gestión de Charria y en una decisión poco usual, recuperó la medalla de bronce que le había quitado la organización de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, por supuesto dopaje.

Con diversos clientes y éxitos demostrados, Charria no abandonaba su actividad docente. En sus clases de pregrado y maestría en reconocidas universidades del país, como la Javeriana y La Sabana, inculca a sus estudiantes la pasión por el derecho y por el deporte. Fue entonces, en la Javeriana cuando cuatro de sus estudiantes al final de una clase lo invitaron para que hicieran una sociedad a fin de aplicar eso que veían en clase. La idea era fusionar la juventud, un pequeño capital, sus contactos y relaciones en el exterior, con la experiencia de dos décadas de su profesor Andrés Charria.

Al comienzo, al docente no le sonó mucho la idea, pero la insistencia de los muchachos, unos ad portas de graduarse de abogados en la Javeriana y otros con formación en el exterior, le hizo cambiar de opinión. Así nació la compañía Central Agencia Deportiva, una empresa con una concepción integral e innovadora de negocios en el fútbol.

Y los refuerzos empezaron a trabajar. El abogado Charria se asoció con Víctor Delgado, Daniel Dueñas, Santiago García y Guillermo Díaz, jóvenes que bordean los 25 años. “Como en un equipo de fútbol que quiere tener un buen proyecto para ser campeón, es necesario mezclar la experiencia con la juventud, eso es Central”, resalta uno de los socios, Guillermo Díaz.

Una empresa en la que todos aportan. Además de la experiencia de Charria, los jóvenes entregan su parte a la sociedad. Víctor Delgado es abogado especializado en derecho deportivo en Alemania y se encarga de manejar los temas jurídicos de la empresa y de los jugadores que representan. También está pendiente de todos los asuntos legales en las relaciones que tienen con otras empresas o equipos.

Santiago García es el delegado en Europa y Estados Unidos. Se encarga de establecer y manejar las relaciones con equipos, ligas y agentes en el exterior. De hecho, ya se firmó un convenio con el Brujas y el Anderlecht de Bélgica y con la MLS para llevar jugadores colombianos a estos equipos y ligas. Y hace dos meses lograron lo que parecía imposible: un convenio con el Real Madrid que otorga a la empresa la representación en Colombia del equipo más importante del mundo para asuntos comerciales, de patrocinios.

Una alianza que los faculta además para organizar campamentos con colegios de Bogotá a fin de que los estudiantes conozcan las instalaciones del Real Madrid y vivan la experiencia de entrenar y jugar con la cantera de este equipo, una actividad que Central Agencia Deportiva está organizando para Semana Santa o mitad del próximo año.

En cuanto a Daniel Dueñas, es el agente FIFA de la empresa, autorizado por la Federación Colombiana de Fútbol. Se encarga de manejar a los jugadores, orientarlos y buscarles equipos donde jugar. De hecho, en su portafolio ya representan a 17 futbolistas y técnicos. Otro socio de Central es Guillermo Díaz, quien tiene como función las relaciones de la empresa con equipos de fútbol y otras compañías, buscando convenios y haciendo lobby. También ayuda a manejar los temas de patrocinios y la imagen de los jugadores, otro de los servicios innovadores que ofrece la compañía.

La unión de los cuatro jóvenes y el abogado Charria produce resultados, “en este momento en temas de representación de jugadores ya logramos sacar nuestro primer futbolista al exterior: Martín Lucena, de 19 años, un arquero que estaba en Patriotas y le conseguimos equipo en Suecia, el OIS de Gotemburgo”, comentó Santiago García.

En cuanto a la liga de Estados Unidos, los socios de la empresa señalan que “aunque el mercado no ha empezado, estamos esperando qué sucede con la lista de jugadores que mandamos a la MLS por solicitud de ellos, pero la liga de ellos empieza en marzo y lo más probable es que a finales del próximo mes sepamos cuántos futbolistas llegarán a jugar allá”.

La visibilidad que empieza a lograr la empresa ha permitido nuevos acercamientos. “Ya hay agentes europeos que nos han contactado para que los ayudemos a negociar con jugadores conocidos en Colombia, estamos en ese proceso”, destaca Daniel Dueñas. Es un caso nuevo de emprendimiento deportivo que empieza a ser exitoso.