contenido-exclusivo

Los obreros de la gran "Muralla amarilla" (Gelbe Wand)

Son 25.000 hinchas que asisten cada fin de semana a la tribuna sur del Signal Iduna Park. Cada uno juega un partido diferente en los 100 metros de ancho, 52 de largo y 40 de alto que tiene esta parte del estadio.

La "Muralla amarilla" se ubica en la tribuna sur del Signal Iduna Park. Está conformada por 25.000 hinchas. EFE

La mayoría son socios. Hacen parte de los 82.000 hinchas que no dejan de asistir cada ocho días al Signal Iduna Park, ubicado en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia. Sus cánticos y sus tifos son admirados alrededor del mundo por su coordinación, color y magnificencia. 

Beben cerveza, venden los productos de la barra y del equipo antes de ingresar al estadio, que por ellos más que estadio se vuelve en templo. Las banderas no dejan de agitarse los noventa minutos, y los bombos que evocan sonidos similares a la música celta, marcan el latir de los corazones y el tempo de cada salto que estremece la tierra donde juega el Borussia Dortmund. 

“Es una auténtica locura. Ese túnel oscuro, tiene exactamente dos metros de altura, y al salir de ahí, es como haber nacido". Es una de las frases más recordadas de Jürgen Kloop, ex director técnido del Borussia Dortmud. Es una frase que evoca la esencia del hincha, su rol en la cancha y su incidencia en el equipo. Ellos ponen el ambiente, son quienes toman la batuta de la tensión, de la ansiedad, de las ansias de una victoria y de noventa minutos que se convierten en una cápsula para vivir hasta el siguiente partido. 

A inicios de la década de 1990, a más de 400 kilómetros, mientras en Berlín se tumbaba el muro que dividía a Berlin y a la historia de occidente, en Dortmund se ampliaba la tribuna sur del Westfalenstadion, el nombre original del estadio del Borussia. La ampliación de este sector de la cancha facilitó la creación de la Muralla amarilla, esta mítica barra que, por años ha ayudado a su equipo, no solamente en las citas que se dan cada semana en los partidos de la Bundesliga, sino también en momentos de crisis, tal como la vivieron hace más de 10 años. 

Cerca de 170 millones de euros debía el Borussia Dortmund en el 2004. Las acciones del club se habían desplomado en más del 75%. Además de la ayuda que recibió por parte del Bayern München, y de la llegada de Gerd Niebaum como presidente del club, los hinchas empezaron a apoyar en mayor número a las estrategias financieras y de mercadeo del equipo.

Commerzbank compró el estadio, lo que provocó el nombre del Signal Iduna Park; los hinchas, que se convirtieron en el paso de los años en socios que no podían pasar del 10 % de las acciones debido a las leyes de Alemania, le dieron al club un nuevo aire financiero que lo revivió con el paso de los años en términos administrativos.

La Muralla amarilla, como la mayoría de hinchas del Borussia Dortmund, pertenece a una ciudad de tinte obrero, de una sociedad trabajadora que lucha por disminuir las brechas económicas y que cuenta con una hermandad significativa para lograr una convivencia en armonía, entorno a la cultura del teatro y la ópera, entorno al fútbol que es considerado otro arte y que, al serlo así, le apuesta a un acceso democrático, con precios bajos en su boletería y con toda una serie de ritos y manifestaciones que se realizan antes y después de cada encuentro.

Las banderas los cobijan y los cánticos van aumentando en la medida en que van llegando al estadio. Las bufandas que llevan el mensaje de Echte Liebe (amor verdadero), son los símbolos de su lealtad, son las que cubren del frío de una derrota y de una vida sin la emoción del gol, sin la correspondencia del fanático que juega su partido en la tribuna y el jugador que, como sueñan ellos y todos, deja la piel en cada minuto y al final se acerca, aplaude, salta y alienta junto a su hinchada al equipo que viste y que porta con honor a diario.

893432

2019-11-28T19:34:26-05:00

article

2019-11-28T19:34:26-05:00

jcasanas_259089

none

Andrés Osorio Guillott

Fútbol Internacional

Los obreros de la gran "Muralla amarilla" (Gelbe Wand)

54

3714

3768

1