Los Rays empataron la Serie Mundial de béisbol

Noticias destacadas de Fútbol Internacional

En un partido inédito, la novena de Tampa Bay superó 8-7 a los Dodgers en la última acción del encuentro y gracias a la carrera del cubano Randy Arozarena. El Clásico de Otoño está 2-2

El duelo por el título de la Serie Mundial entre los Rays de Tampa Bay y los Dodgers de Los Ángeles dejó otra jornada especial e histórica con un cuarto partido que generó nuevas marcas y un final poco común.

Se podría decir que se trató de uno de los finales más cerrados y raros en la historia del Clásico de Otoño, que dejó a los Rays como los ganadores y con la oportunidad aprovechada de empatar (2-2) la serie que disputan el mejor de siete.

El escenario de nuevo fue la sede burbuja del Globe Life Field, de Arlington (Texas), donde la organización sigue siendo perfecta y la asistencia de espectadores, aunque limitada al 25 por ciento del aforo, todo un éxito para las Grandes Ligas y la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Los Rays aprovecharon un error de los Dodgers que les permitió remontar la pizarra en el noveno episodio con marcador final de 8-7 y dejar tirados en el terreno de juego al equipo angelino, que había estado durante todo el partido al frente del marcador.

El juego tuvo una duración de cuatro horas y 10 minutos, presentó los primeros cambios de liderazgo de la serie y cautivó a la multitud de 11.441 asistentes que se dieron cita en las gradas del estrenado esta temporada “Globe Life Field”, que volvió a lucir con el techo retractable cerrado.

Con dos outs y dos strikes en la novena entrada, el guardabosques Brett Phillips conectó sencillo al central castigando al cerrador Kenley Jansen, lo que trajo la carrera que empató el juego.

Después, el jardinero central Chris Taylor lanzó la pelota y el cubano de los Rays, Randy Arozarena, quien estaba en primera, se mantuvo corriendo de manera desenfrenada por las bases.

Taylor lanzó la pelota al primera base Max Muncy, quien se la pasó al receptor Will Smith, que dejó escapar la bola, le dio la oportunidad a Arozarena de recuperarse (había tropezado) y llegar con una mano al home para sentenciar el encuentro y desatar la alegría de los demás peloteros que saltaron al campo a festejar.

Ahora, luego de un encuentro inédito, el quinto juego se llevará a cabo este domingo cuando los Rays manden al montículo a su abridor Tyler Glasnow, y los Dodgers se vayan con el zurdo estelar Clayton Kershaw.

Comparte en redes: