Luis Bedoya usaba una cuenta secreta en Suiza para recibir sobornos

El exdirigente continúa declarando en una corte en Brooklyn sobre su participación en el caso Fifagate.

Luis Bedoya, expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol. Archivo

“Aquí no hay nada oculto”, esas fueron las palabras de Luis Bedoya en la rueda de prensa del 2 de junio de 2015 cuando dio por primera vez la cara por el Fifagate. “La buena gestión trae buenos recursos y buenas selecciones”, recalcó el dirigente, quien agregó que tanto él como la Federación están dispuestos a aclarar todo lo que sea necesario y poner a disposición de los organismos judiciales o de hacienda, nacionales e internacionales, todos los documentos que sean requeridos, porque tiene la convicción de que las cuentas personales están claras. Cinco meses después renunció a la presidencia de la Federación Colombiana de Fútbol y se entregó a la justicia de Estados Unidos.

Fraude en transferencia bancaria y conspiración de soborno: esos fueron los cargos por los cuales Luis Bedoya, el hombre que estuvo al frente de la federación durante nueve años, admitió su responsabilidad. Así se conoció en una rueda de prensa que tuvo lugar en Washington D. C., protagonizada por la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, en compañía del director del FBI, James Comey, y el fiscal del Distrito Este de Nueva York, Robert Capers. Con esa rueda de prensa se supo que la justicia estadounidense había acusado a 16 exdirectivos más de la FIFA, incluido Bedoya, los cuales se comprometieron a devolver US $40 millones a las autoridades de EE.UU.

El exdirigente comenzó a declarar en la corte en Brooklyn el lunes. “Acepté sobornos aproximadamente desde 2007 hasta 2015”, fue la primera pincelada de Bedoya, quien junto a los presidentes de las federaciones de Ecuador, Perú, Paraguay, Venezuela y Bolivia, acordaron un negocio con Mariano Jinkis, copropietario de Full Play, para que la empresa de marketing deportivo se adjudicara los derechos de transmisión de la Copa América 2011 de Argentina a cambio de un millón de dólares que recibiría cada dirigente pagado en dos cuotas de U$ 500.000.  El expresidente de Colfútbol también precisó que un empresario de Nike intentó sobornarlo para quedarse con el patrocinio de la selección.

Precisamente este martes, la fiscalía continuó escuchando las declaraciones de Bedoya. El risaraldense fue muy escueto con su respuesta cuando se intentó indagar más a profundidad el tema del supuesto intento de soborno de Nike. “El oficial de la marca que le ofreció soborno era bien conocido y de alto rango, pero que no se acuerda su nombre, ni tampoco el monto del ofrecimiento”, expresó en su cuenta de Twitter Ken Bensinger, quien está siguiendo el caso.

Por otra parte, el dirigente también admitió que le contó a Manuel Burga, Juan Ángel Napout, y Luis Chiriboga que usaba una cuenta secreta en Suiza para recibir sobornos, pero que nunca le contó a su esposa. Según redacta el periodista Bensinger en su cuenta de Twitter en temas de dinero confiaba más en los directivos que lo acompañaban que en su esposa. Bedoya precisó de igual manera que pidió una nueva visa en Estados Unidos debido a que en su vida corría peligro en Colombia. "En la corte en Brooklyn aclaró que eso fue debido a las investigaciones criminales que le abrieron debido a los cargos en EEUU y no pudo volver al país en este punto", escribió el comunicador. 

Desde 2015 el gobierno estadounidense le ha alquilado un apartamento de dos dormitorios y dos baños para Bedoya y su esposa desde Diciembre 2015. No ha pagado ni un centavo, según resalta Bensinger. El exmandatario, quien es uno de los testigos claves del escándalo conocido como Fifagate, continúa rindiendo sus declaraciones a la corte de Brooklyn.

Según destacó Ken Besinger al final de su tiempo en futbol, Luis Bedoya cobraba U$ 10.000 de la Federación Colombiana de Futbol, U$ 20.000 al mes de CONMEBOL, y U$ 25.000 de la FIFA. En total, US $55.000 cada mes y U$ 660.000 al año. Eso sin contar los sobornos, que según destacó el expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol en la corte de Brooklyn, estimaba que rodeaban a los U$ 3 millones.