La era Queiroz se abre contra Japón

Luis Manuel Orejuela y la sangre nueva de la selección de Colombia

El lateral derecho vallecaucano es el único jugador de los que están en Japón, que nunca había sido convocado al equipo de mayores. Se une a una camada de 13 futbolistas que se estrenaron con la tricolor después de Rusia 2018. Fue llamado para reemplazar a Santiago Arias.

Luis Manuel Orejuela, lateral derecho colombiano, ha jugado cuatro partidos con el Cruzeiro de Brasil. / Cortesía

Uno quedó parado en la mitad del campo, el otro salió con la cabeza cubierta por la camiseta de la selección: ambos bañados en lágrimas. Así terminó el partido frente a Inglaterra para Matheus Uribe y Carlos Bacca. Los dos con la desazón de haber errado los penaltis con los que Colombia quedó eliminada de la Copa del Mundo de Rusia 2018. Se fueron con el corazón hecho mil pedazos, como quedaron todos los seguidores del combinado nacional en la tribuna del estadio del Startak de Moscú y a lo largo y ancho del planeta. Así también quedó James Rodríguez: solo en el banco, mirando al infinito, lamentando que las cosas no salieran según lo planeado y que una lesión le haya impedido estar en ese encuentro por los octavos de final.

Desde ese 3 de julio comenzaron los cambios en la tricolor: en septiembre se fue de la dirección técnica el argentino José Néstor Pékerman y Arturo Reyes llegó como seleccionador encargado. Tuvo un paso efímero, pero durante ese lapso fueron llamados 13 futbolistas: Juan Camilo Hernández, Didier Moreno, Álvaro Montero, Juan Daniel Roa, Iván Arboleda, John Lucumí, Déiver Machado, Cristian Borja, Nicolás Benedetti, Jorman Campuzano, Sebastián Villa, Alfredo Morelos y Luis Díaz. Después, a comienzos de febrero, se dio a conocer oficialmente la llegada de Carlos Queiroz como nuevo estratega.

Un entrenador con un recorrido largo y un conocimiento amplio en el manejo de futbolistas. Sacó campeón en la categoría sub-20 a Portugal y fue gestor de una generación dorada en la que sobresalieron Luis Figo, Rui Costa o Fernando Couto, entre otros. También, estuvo al frente del Real Madrid de los galácticos y de la selección de Irán, a la que llevó a los Campeonatos del Mundo de Brasil 2014 y Rusia 2018. El portugués aterrizó en Colombia y fue claro al expresar sus pensamientos. “No podemos solamente centrarnos en la actualidad, sino también mirar hacia el futuro, por lo que tenemos que trabajar con diferentes jugadores para seguir potenciando el fútbol de este país”, dijo en la rueda de prensa de presentación.

Después de un mes largo de evaluaciones realizó su primera convocatoria, con algunas novedades, pero sin ninguna sorpresa. Todos los jugadores con experiencia previa en la selección. Sin embargo, tras las lesiones de David Ospina y Santiago Arias aparecieron los nombres del arquero Álvaro Montero y el lateral derecho Luis Manuel Orejuela. Precisamente en esta última posición existían muchas incógnitas ¿Después de Arias quién? En la lista principal apareció Helibelton Palacios. Pero tras el llamado de Orejuela las dudas se acrecentaron por la escasez de futbolistas de categoría en ese sector.

Los inicios de Orejuela

La figura de Luis Manuel Orejuela, con 12 años, apareció en el Polideportivo Las Acacias, del barrio Andrés Sanín, de Cali. No venía de muy lejos: la Comuna 14. Estaba acompañado por su padre, Miguel. Era un joven delgado, silencioso, casi siempre con la mirada al piso, como si quisiera esconderse de todo. A simple vista parecía un niño cualquiera, no deslumbró a nadie. Prudencio Viveros, entrenador del equipo Cali Sanín (sucursal del Deportivo Cali), lo escaneó de abajo hacia arriba y le hizo una pregunta simple: ¿de qué juegas? La respuesta fue sencilla, sin alardear y apenas se entendió porque la dijo entre los dientes: de volante creativo.

Antes de que Viveros aceptara la presencia de Orejuela en su equipo lo probó en la posición en la que él decía jugar. Dejó boquiabiertos a todos. “Poseía una técnica impresionante. Lo hacía muy bien. Era un filtrador de pases, se movía rápido dentro de su espacio y tenía una visión como pocos”, afirmó el entrenador vallecaucano, quien no lo dudó para meterlo en su equipo. Sabía que tenía un diamante en bruto. “En un partido filtraba entre ocho y diez balones, además de que manejaba muy bien los conceptos de saber cuándo apoyarse con sus compañeros y cuándo hacer la jugada individual para romper la defensa rival”.

De la mano de Prudencio Viveros se coronó campeón nacional sub-15 con el Deportivo Cali. Le ganaron en 2009 la final a su máximo rival, el América. Su producción fue en alza hasta que empezó su camino en el Deportivo Cali. Llegó a las categorías menores cuando el director era Carlos Julián Burbano y una de las necesidades que tenían en el equipo era la de los laterales. Los querían rápidos, de buen pie y con visión. Por eso, Carlos Arango, quien fue su primer entrenador en las categorías de formación del club vallecaucano, hizo que Orejuela se adaptara como lateral derecho. No le costó mucho, tanto así que su proyección dentro del club continuó.

Debutó como profesional en 2013 y aunque no se disparó de inmediato le dejó buenas impresiones a los entrenadores que pasaron por el Deportivo Cali. Su entrega y pasión eran únicas y nunca pasaron desapercibidas. Estaba tras la sombra de Helibelton Palacios hasta 2016. Con 21 años logró establecerse como titular bajo la dirección de Mario Alberto Yepes y una vez le dieron continuidad demostró la calidad que alguna vez dejó boquiabierto a Prudencio Viveros. Tanto así que en 2017 pasó al Ajax de Holanda, equipo en el que no tuvo muchas oportunidades. Sin embargo, ante el primer obstáculo que tuvo no bajó los brazos. Regresar a Suramérica parecía un paso atrás, pero, como bien suelen decir, es algo bueno para tomar impulso.

Llegó a Cruzeiro de Brasil esta temporada y le dieron la posibilidad de jugar, de tener minutos. Esto hizo que Carlos Queiroz pusiera sus ojos en el jugador y cuando se abrió la posibilidad, por la lesión de Arias, el estratega portugués no dudó en llamarlo para reforzar la posición. Nuevamente estará junto con Helibelton Palacios, compañero y amigo. Es su primera convocatoria y busca deslumbrar para convertirse en uno de los jugadores que son la sangre nueva de la selección de Colombia, que en la madrugada de hoy (5:30 a.m.) enfrenta a Japón en Yokohama, por el Gol Caracol.

846170

2019-03-21T22:00:00-05:00

article

2019-03-21T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Jesús Miguel De La Hoz

Fútbol Internacional

Luis Manuel Orejuela y la sangre nueva de la selección de Colombia

67

6215

6282