Luis Suárez, de caminar por la bahía a ser ovacionado en un estadio

El delantero samario ha marcado nueve goles en 14 partidos disputados con el Real Zaragoza, equipo de la segunda división del fútbol español. Con 21 años, se perfila como una de las promesas de esta temporada.

El samario es pieza fundamental del Real Zaragoza para buscar el ascenso a la primera división del fútbol español. / Cortesía La Liga

Las caminatas descalzo por las playas de Santa Marta. Ver a lo lejos el morro mientras comía un buen ceviche y, con los pies en el mar, paseaba por la bahía más linda de América. Esto es lo que Luis Suárez, el delantero colombiano de 21 años que sorprende en la segunda división española, más extraña de su tierra natal. A los 18 años emprendió su viaje a Europa para cumplir algo que la mayoría de los futbolistas sueñan: jugar en el Viejo Continente.

Sus primeros pasos en el profesionalismo los dio con Leones de Itagüí, con el que debutó en 2015 en la segunda división frente al América de Cali, pero tuvo poca fortuna en nuestro fútbol. “Conté con la suerte de encontrarme a un hombre llamado Luis Felipe Posso, quien me dio la opción de venir a Europa”, aseguró el futbolista en diálogo con El Espectador. En aquella oportunidad llegó a probarse a la Sampdoria de Italia, en donde lo vio un cazatalentos del Udinese, equipo que comparte dueños con el Watford de Inglaterra, club que terminaría fichándolo.

Al ser extracomunitario, el pase a tierras británicas se complicó un poco, por eso recaló en las fuerzas básicas del Granada —equipo que también es parte del grupo propietario del Watford y Udinese— por un año. Fue al Valladolid Promesas en la tercera división de España. Siguió al Gimnastic de Tarragona en segunda (con el cual descendió la temporada pasada), marcando seis tantos en 36 partidos y siendo uno de los más destacados del equipo. Hoy en día vive el mejor arranque de su corta carrera deportiva. Con el Real Zaragoza ha marcado nueve goles en sus primeros 14 partidos en la categoría de ascenso español.

Este tipo de números le valen para compararse con Diego Milito, ídolo del equipo zaragocista, que vistió esos colores desde 2005 hasta 2008. El argentino marcó 10 goles en sus primeros 14 partidos de la Liga en la temporada 2006-2007, solo uno más que el samario en la actual campaña. Suárez también buscará lograr el reconocimiento de Pichichi como goleador de la Liga, pues está a tan solo una anotación del uruguayo Christian Stuani, del Girona.

A principios de octubre de este año obtuvo la nacionalidad española, que le facilita su participación en el fútbol europeo. Con esto también se especuló sobre la posibilidad de que representara a la selección europea en caso de que no fuera convocado por la colombiana. Aun así, Suárez ha soñado desde niño con vestir la amarilla, azul y rojo, sabe que el país ibérico le ha brindado muchas cosas, pero tiene la esperanza de que lo llamen para representar a la tierra que lo vio nacer.

Lo difícil de lograr esto es el poco reconocimiento que tiene acá, y él lo sabe. “Parece ser que si tú, antes de venir a Europa, no tienes un nombre hecho en Colombia no se valora lo que estás haciendo”, dijo el samario. En ninguno de los procesos recientes de categorías menores fue tenido en cuenta y para el Mundial sub-20 de 2019, disputado en Polonia, menos. Aquel equipo dirigido por Arturo Reyes tenía un déficit de goles, algo que Luis Suárez hubiera podido solucionar.

A pesar de eso, se concentra en su presente y espera cumplir con su sueño que ve más cercano: poder debutar en primera división. En este momento el Zaragoza se mantiene en zona de promoción, con 26 puntos, y sigue luchando por uno de los tres cupos que ascienden a final de temporada. Incluso hay equipos en España que parecen estar interesados en el delantero colombiano. El Atlético de Madrid es uno de los que ha mostrado interés, incluso para el mercado invernal de enero.

La potencia, velocidad y competitividad son las principales características que el delantero ve en su juego. “Nunca doy un balón por perdido, lucho desde el minuto uno hasta el 95 si es necesario y tengo el arco entre ceja y ceja para así nunca dudar para tirar a portería cuando tenga la oportunidad”, agregó. Además, sabe que haber nacido en la costa le da una ventaja por encima de otros jugadores. Para él, los costeños juegan con más alegría y picardía que otros.

Llamarse Luis Suárez pesa dentro del mundo del fútbol, especialmente en España, donde ya han pasado dos grandes jugadores con ese nombre, ambos con el FC Barcelona, con el que han dejado su marca. Para el colombiano, esto no es una distracción, ni mucho menos. Él busca cumplir las expectativas de su club y de su hinchada, que lo apoyan en los momentos en los que están en la cima, pero que le exigen cuando las cosas no andan bien.

Por eso mismo, su mejor memoria en el club de los leones es en el partido frente al Elche, cuando al minuto 90 fue sustituido y recibió la ovación en pie de La Rosaleda, estadio del Zaragoza. Por su esfuerzo y hambre con la que disputa cada partido, tendrá muchos más recuerdos así, e incluso en estadios más grandes e importantes.

891211

2019-11-16T07:00:56-05:00

article

2019-11-16T07:30:01-05:00

[email protected]

none

Felipe Raymond

Fútbol Internacional

Luis Suárez, de caminar por la bahía a ser ovacionado en un estadio

69

5020

5089