Matías Lammens y las enseñanzas de su gestión en San Lorenzo

Noticias destacadas de Fútbol Internacional

Ayudó a sacar al club de una crítica situación económica, a formar el plantel que conquistó la Copa Libertadores en 2014 y a contribuir para que el estadio azulgrana esté cada vez más cerca de regresar al histórico barrio de Boedo.

- Alberto, buen día.

- Hoy no es un buen día para hablar con vos. Mañana hablamos.

Así fue la charla que tuvieron en noviembre del año pasado Matías Lammens, ministro de Turismo y Deporte de Argentina, y Alberto Fernández, presidente de ese país. El día anterior a ese cruce palabras, San Lorenzo de Almagro, club del que es hincha Lammens, había derrotado 3-0 a Argentinos Juniors, equipo del cual es fanático Fernández y que antes de aquel encuentro era el líder del torneo de primera división.

Lea también: San Lorenzo y el papa Francisco: historia de una pasión

En Argentina el fútbol permea todo ámbito y el político no es la excepción. A él llegó Lammens después de una exitosa gestión como presidente de San Lorenzo. Junto a su amigo y exitoso empresario, Marcelo Tinelli (actual presidente), trabajó para sacarlo de una crítica situación económica. Lo logró y su labor derivó en resultados históricos, pues el club dejó de ser el único grande de esa nación que no había conquistado la Copa Libertadores. En 2014 el trofeo continental fue para el conjunto que nació el 1 de abril de 1908. En diálogo con El Espectador, el actual ministro, también promotor del primer elenco profesional femenino de Argentina, habló sobre el proceso que realizó en el cuadro del que es hincha el Papa Francisco.

¿Qué originó que San Lorenzo, con usted como presidente, se convirtiera el año pasado en el primer club de Argentina en tener un equipo profesional femenino?

Hubo una política orientada a la función social que tienen los clubes. Esa fue una de las grandes discusiones que tuvimos en su momento, cuando el Gobierno de Mauricio Macri quería impulsarnos o promover que los clubes fueran sociedades anónimas, y nosotros decíamos que en Argentina no era como en Europa, que en Argentina los clubes cumplíamos otra función, que en Argentina los clubes éramos los que abríamos la puerta para que los chicos no estuvieran en la calle. San Lorenzo fue emblema de esa lucha.

¿Cuál fue la clave para que, bajo su gestión, San Lorenzo consiguiera su primera Copa Libertadores en 2014?

La recuperación del club en todo sentido. Cuando nosotros llegamos, San Lorenzo estaba en una situación caótica desde todo punto de vista. Sobre todo, económica y patrimonial. San Lorenzo tenía un patrimonio neto negativo, que en términos contables quiere decir que ni vendiendo todo su activo podía pagar lo que debía. Era una situación casi terminal. Por eso, dotamos de infraestructura al club. Hicimos un polideportivo impresionante en el barrio de Boedo, en el cual jugamos fútbol sala, baloncesto y diferentes disciplinas. También logramos comprar los terrenos de Boedo, donde históricamente estuvo la cancha de San Lorenzo, en medio de la ciudad de Buenos Aires. Todo eso hizo que San Lorenzo tuviera un crecimiento patrimonial extraordinario.

Desde su llegada y la de Marcelo Tinelli, actual presidente, San Lorenzo ha tenido planteles con jugadores reconocidos cuyos sueldos deben ser altos. ¿Cómo logran el balance entre tener una nómina competitiva y unas finanzas sólidas?

Es cierto, tenemos un plantel muy costoso. Por supuesto que cuando la apuesta es alta en lo futbolístico, en términos presupuestales sufrimos desfases financieros, pero lo importante es la solidez patrimonial que tiene San Lorenzo. Además, algunas figuras juveniles van a ser un ingreso muy importante a futuro. Por ejemplo, el caso de Adolfo Gaich, que es el goleador de las secciones sub-20 y sub-23 y es el “9” de San Lorenzo. También está Matías Palacios, capitán de la selección sub-17 que disputó el Mundial de la categoría. Como ellos tenemos muchos futbolistas en las divisiones menores que nos hacen ilusionar.

(El hombre que pasa la cuarentena en un estadio de fútbol)

¿Cómo va el proceso del colombiano Efmamjjasond González?

Está en reserva y juega bien. Hay que ver cómo se adapta al ritmo de primera cuando el fútbol vuelva, pero lo hace muy bien. San Lorenzo tiene una historia con los colombianos —desde Iván Ramiro Córdoba hasta Mario Yepes— de mucho cariño, sobre todo con mucha identificación con el hincha, así que seguramente al “Calendario” le irá bien.

¿En qué situación se encuentra el deporte argentino?

El deporte argentino tiene un problema: que en los últimos cuatro años ha sufrido un desfinanciamiento permanente por parte del Estado. Lo que tiene como particularidad Argentina es que la sociedad civil se ha organizado, formado y abierto clubes. Los grandes futbolistas que tenemos en nuestro país han crecido en esos clubes, que cuentan con poco o nulo apoyo del Estado. Por eso nosotros vamos a trabajar con ellos para dotarlos de infraestructura, para que puedan crecer. Los clubes tienen una función social extraordinaria, son un gran contenedor social. Cada chico que pasa un minuto en el club, no lo pasa en las calles de un país que tiene unos indicadores socio-económicos complejos, con un 40 % de pobreza.

@SebasArenas10 (sarenas@elespectador.com)

Comparte en redes: