En vivo: La justicia transicional a dos años del Acuerdo con las Farc

hace 2 horas

“Me dijeron de todo”, Frank Fabra

El colombiano, quien actualmente juega en Boca, narró el difícil momento de racismo que vivió en el partido ante Estudiantes.

Wílmar Barrios (izq.) y Frank Fabra, ayer en la práctica de Boca Juniors.Twitter Boca Juniors

El llanto de Frank Fabra conmovió a sus compañeros. Boca Juniors no había perdido en La Plata, conservaba la punta del campeonato argentino, pero al lateral colombiano se le escapaban las lágrimas de los ojos. La agresividad manifestada por el público de Estudiantes, el sábado por la noche, con un racismo exacerbado desde la tribuna, y la vista gorda del árbitro Silvio Trucco se transformaron en un cóctel explosivo para el defensor antioqueño de 26 años. Y tanto ruido hizo el tema que opacó las primeras 48 horas de la semana previa al Superclásico.

"Me sentí un poco mal pero no es verdad que los jugadores rivales me hayan insultado, eso es una mentira. Ellos no me dijeron nada. Sí hubo insultos de ciertos hinchas. Todo fue de parte de la tribuna", manifestó Fabra este lunes, cuando se animó a hablar públicamente del martirio que sufrió en el estadio Ciudad de La Plata. Y continuó con su testimonio desgarrador. "Me dijeron de todo; negro, mono, me dijeron muchas cosas. Que me vaya a mi país. (Fernando) Gago escuchó todo lo que se decía en las tribunas y le dijo al árbitro para que parase el partido. Eso me hizo sentir querido por mis compañeros", apuntó.

Sin embargo, Trucco no detuvo el partido. Y fue muy cuestionado. "La realidad es que no escuché nada. Si hubiera sentido que había cantos discriminatorios contra Fabra, habría detenido el partido inmediatamente", sostuvo el referí. A pesar de las advertencias del capitan azul y oro, el duelo contra Estudiantes continuó. Y apenas concluyeron los noventa minutos, que terminaron 0 a 0, Gago le recriminó su actitud al juez, quien le dijo que se trataron de insultos “aislados”, generando gran polémica.

El club emitió un duro comunicado en repudio al hostigamiento que vivió Fabra. “Boca Juniors repudia enfáticamente las agresiones verbales y los actos de discriminación sufridas por el jugador. (…) Los jugadores alertaron al árbitro del encuentro, Silvio Trucco, al momento que sucedían las agresiones e incluso le señalaron desde qué sector del público local manifestaban los insultos xenófobos. Sin embargo, el partido continuó”, rezó el escrito oficial.

En el ambiente hubo mucho apoyo para Fabra. Su compatriota y ex jugador xeneize, Jorge Bermúdez, afirmó: “Llegué a Boca en el ‘97. No había redes sociales ni teléfonos. Había que imponerse y poner carácter para demostrar lo que se tiene. Viví muchas cosas. Lo de Fabra es solo una anécdota negativa. Siempre hay algún inadaptado en las canchas. Frank lo entiende, hable por teléfono con él y lo noté más tranquilo. Me gustaría estar cerca de él y darle un empujón en cancha”.

Con fuerza interior, Fabra reflexionó ante los medios argentinos. "No me siento más ni menos que nadie por mi color. Le doy gracias a mi mamá y a Dios por haberme hecho negro. A muchos les duele y no les gusta que se metan con eso", dijo. Y este lunes subió en su cuenta de Instagram una foto con Wilmar Barrios, su coterráneo y amigo. Se lo veía feliz, sonriente, al lado del volante. Después de la tristeza, volvió a mostrar esa alegría cotidiana en Casa Amarilla. Para pensar en River Plate, el rival de siempre, y en la vuelta olímpica al final del recorrido.