Megan Rapinoe, ganadora del Balón de Oro femenino, mucho más que una jugadora de fútbol

La capitana de la selección femenina de Estados Unidos de fútbol es reconocida por sus críticas y su apoyo a los derechos de la comunidad LGBTI

AFP

Fuerte de cabeza y pies ágiles, la estadounidense Megan Rapinoe, ganadora del Balón de Oro femenino, cinco meses después de haber sido elegida la mejor futbolista y goleadora del Mundial-2019, es una activista comprometida totalmente dentro y fuera del campo de juego.

La estadounidense se impuso ante Lucy Bronze de Inglaterra y a su compatriota y también estrella de la selección norteamericana, Alex Morgan. La delantera de 34 años y jugadora del Seattle Reign FC obtuvo la segunda edición de este galardón en la categoría femenina, sucediendo a la noruega Ada Hegerberg

En el verano europeo, con sus hazañas en los estadios franceses y su corte de pelo de excéntrico, copiado de la actriz Tilda Swinton, a la que adora, Rapinoe se convirtió en la estrella del fútbol femenino a los 34 años, creando un entusiasmo mediático sin precedentes para una jugadora.

Vea también: Con gol de Guarín, el Vasco dejó al Cruzeiro al borde del descenso

Con una personalidad arrolladora, que ha superado rápidamente el marco futbolístico, la capitana de la selección estadounidense de fútbol femenino es una figura feminista, que marcha en primera línea de la lucha por los derechos de las personas LGBT y la igualdad entre hombres y mujeres, y convertida en un ícono de la oposición al presidente norteamericano Donald Trump, a tal punto que se negó a visitar la Casa Blanca luego de conseguir el bicampeonato mundial en París.

Con el apoyo de sus compañeras, la ganadora del Balón de Oro 2019 advirtió que, en caso de coronación, no irían a la "p... Casa Blanca". "Nadie en nuestro equipo, que ha luchado por la igualdad y la inclusión, quiere ser cooptada por un gobierno que no lucha por las mismas cosas", argumentó.

Para Rapinoe, el Mundial fue un espacio de expresión ideal. "Sería irresponsable no utilizar esta plataforma internacional para intentar hacer que las cosas cambien", justificaba a los medios de comunicación, sin perder la oportunidad de cuestionar al presidente de su país.

Donald Trump le respondió en Twitter a las palabras de Rapinoe diciendo: "Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que llevas". En otro tuit, el mandatario estadounidense se mostró más molesto: "¡Megan debería GANAR antes de HABLAR! ¡Termina el trabajo!".

Y eso fue lo que hizo Rapinoe en el terreno. Fue la estrella del seleccionado y una de las piezas para que el combinado de las barras y las estrellas alcanzara su cuarto título mundial, el segundo después de 2015.

De sus seis goles, Bota de Oro del Mundial, cinco fueron en partidos de eliminación directa.

Un doblete en octavos de final contra España (2-1), otro en cuartos contra Francia (2-1) y el que abrió el marcador ante Holanda (2-0) en la final. Difícil después de esto no elegir a esta luchadora, talentosa y decisiva, como el Balón de Oro del Mundial.

Le puede interesar: Cambios en Santa Fe, algunos referentes dejarán el equipo cardenal

Ni siquiera tuvo que cumplir su compromiso, porque Trump finalmente renunció a invitar a las campeonas del mundo.

Rapinoe, que fue una de las primeras jugadoras conocidas en exponer su homosexualidad en 2012, justo antes de ganar el oro olímpico en Londres, debe su vocación a su hermano mayor, Brian.

Nacida el 5 de julio de 1985 en Redding, en el norte rural de California, Megan y su hermana gemela Rachael son las últimas de seis hermanos.

Frente a la casa, una iglesia y un campo de fútbol. Es sobre ese prado, a los tres años de edad, que Megan aprende a jugar con este hermano que ella "idolatraría", del que hará suyo el número siete y el puesto de delantera.

"Quería hacer todo como él", confiesa. Hasta que Brian fue arrestado a los 15 años por vender drogas en la escuela. Megan Rapinoe, "con el corazón roto", sintió ira y pena. El fútbol se convirtió en su escape.

En los años siguientes, su hermano, que se había convertido en toxicómano, fue y regresó incesantemente a la cárcel mientras ella construía una carrera profesional, que la llevó a Lyon (2013-2014) y a su actual club Seattle Reign FC.

'Pinoe', como se le conoce, con 158 partidos internacionales y 50 goles, ha afirmado abiertamente que los problemas de Brian, del que sigue muy cercana a pesar de haber pasado 16 años tras las rejas, han despertado su conciencia.

La lucha contra la exclusión social, el racismo -fue la primera mujer deportista en unirse al movimiento de boicot al himno estadounidense lanzado en 2016 por Colin Kaepernick (ex mariscal de campo de los 49ers de San Francisco en la NFL) para protestar contra la violencia policial dirigida contra los negros-, la discriminación de género, la desigualdad salarial entre jugadores y jugadoras, son peleas que libra tan intensamente como sus partidos con la esperanza de convertirlas en otras victorias.

894004

2019-12-02T22:55:20-05:00

article

2019-12-02T22:55:20-05:00

fraymond_262360

none

-Redacción Deportes/AFP

Fútbol Internacional

Megan Rapinoe, ganadora del Balón de Oro femenino, mucho más que una jugadora de fútbol

90

5493

5583