Messi le da la bienvenida a Colombia a Rusia

La Fifa publicó un video en el que aparecen algunas figuras de las diferentes selecciones clasificadas en cadena saludando y felicitando en diferentes idiomas.

Lionel Messi, delantero de la selección de Argentina.

En la previa al sorteo final de la Copa del Mundo, la atención no solo está centrada en Moscú. Alrededor del planeta se espera con ansias los resultados de los emparejamientos que se llevarán a cabo el viernes en el Palacio del Kremlin. El Mundial es ilusión y para muchos es el torneo en el que se consagran las estrellas. Sin duda alguna es la gran cita deportiva del 2018.

Mientras se dan a conocer los grupos, desde Rusia hasta Perú, primer y último clasificado respectivamente, todos los equipos participantes se unieron en una cadena especial de saludos y felicitaciones. Todos en distintos idiomas. Neymar en Farsi, Robert Lewandowski demostrando sus cualidades en árabe para felicitar a Egipto, e incluso Mohamed Elneny desplegando su talento para recibir a Islandia, todos aportaron lo suyo.

Por órden de clasificación, el delantero frances Antoine Griezmann le dio la bienvenida a Argentina al Mundial. Mientras que Lionel Messi lo hizo con Colombia. "Nos vemos en Rusia 2018", dijo la figura del Barcelona. Mientras que por el seleccionado nacional el elegido fue Carlos Sánchez, quien saludo a Uruguay. Un video que calienta el ambiente previo al sorteo de los grupos. 

La ceremonia

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, presidirá una ceremonia que arrancará a las 10:00 hora de Colombia y que contará con la presencia de los entrenadores de los 32 equipos participantes, con la excepción de los de Uruguay y Australia. El máximo goleador de México 86, Gary Lineker, será el encargado de animar la gala, mientras leyendas del fútbol como Diego Armando Maradona, Cafú, Carles Puyol, Diego Forlán o Gordon Banks serán los encargados de sacar las bolas de las urnas.

No se descarta la presencia del líder ruso, Vladímir Putin, quien ha logrado evitar que Rusia se viera afectada por la caída en desgracia del antiguo capo de la FIFA y amigo del Kremlin, Joseph Blatter. Uno de los principales aspectos de interés del sorteo radica esta vez en que España, campeona mundial en 2010 y europea en 2008 y 2012, no será cabeza de serie, aunque su fase de clasificación ha sido impecable.

Al equipo dirigido por Julen Lopetegui le ha pesado su mala actuación en el Mundial de Brasil y la Eurocopa de Francia, aunque la Roja no es la única desterrada, ya que en el segundo bombo también estará Inglaterra. El ránking de la FIFA de octubre dejó fuera de los ocho mejores a España y esa jugarreta del destino, ya que en la actualidad es sexta en dicha clasificación, podría marcar el devenir del torneo.

Técnicos como el argentino Jorge Sampaoli o el francés Didier Deschamps han reconocido que los españoles son el equipo a evitar en la primera fase. A su vez, España también preferiría recalar en un grupo en el que el cabeza de serie fuera la anfitriona, Rusia, o Polonia, antes que tener que vérselas con Alemania, Brasil o Francia, con la Argentina de Leo Messi en la recámara.

Mientras, algunos aficionados ya se frotan las manos ante un grupo de la muerte con Alemania o Brasil, España o Inglaterra, Dinamarca o Suecia, y Serbia o Nigeria. Según las reglas de la FIFA, en cada grupo solo puede recalar un equipo por confederación, con la excepción de Europa, que puede contar con dos equipos por grupo al haber 14 selecciones de ese continente. Perú, Colombia, México y Uruguay no pueden enfrentarse a Argentina y Brasil, por lo que los otros cuatro equipos del segundo bombo tienen más opciones de que les toque un suerte un equipo de campanillas.

Para evitar suspicacias sobre posibles "bolas calientes", el director de competiciones de la FIFA, Chris Unger, aseguró durante los ensayos que el sorteo será "totalmente aleatorio". "Todas las bolas tienen el mismo tamaño y la misma temperatura. No habrá bolas calientes", dijo.

Según los pronósticos, los grandes favoritos para alzarse con la Copa Mundial son, por ese orden, Alemania y Brasil, con Francia y España como aspirantes, pero un mal sorteo puede enterrar las opciones de cualquiera de los grandes. No se puede descartar a Argentina, finalista hace cuatro años, más cuando podría ser la última ocasión de Leo Messi de levantar la copa; a la Portugal de Cristiano Ronaldo, actual campeona europea, y a la exhuberante Bélgica de Hazard y De Bryune.