Palabras de motivación para los jugadores de la selección colombiana de fútbol

Jonathan Bustamante, fundador de la Escuela de Campeones en Medellín y entrenador mental de la bicampeona olímpica Mariana Pajón, motiva con estas palabras a los futbolistas de la selección de fútbol que buscarán el cupo a Rusia 2018.

Jonathan Bustamante, entrenador mental en la Escuela de Campeones, en Medellín.Cortesía Escuela de Campeones

Jonathan Bustamante es el entrenador mental de cabecera de deportistas colombianos de élite como Mariana Pajón, doble medallista olímpica. Él junto a su hermana creó hace unos años en Medellín la Escuela de Campeones, en la que se enfocan en el trabajo psicológico y mental de deportistas del alto rendimiento. Con su experiencia y varios casos de éxito en atletas, Bustamante compartió con EL Espectador unas palabras que como psicólogo deportivo le daría a los jugadores de la selección colombiana de fútbol para reponerse de la derrota ante Paraguay y asuman el reto de la clasificación al Mundial de Rusia 2018, este martes (6:30 p.m., por el Gol Caracol) ante Perú, en Lima.

“Lo pasado ya pasó, el momento es ahora y no tienen nada que perder en el siguiente partido. Den lo mejor de lo mejor que tienen y quítense la ansiedad de ganar. Recuerden que juegan porque les gusta y desde muy niños disfrutaban del fútbol y no están obligados ni a jugar, ni a disfrutar, ni a ganar, pues es una decisión personal y un compromiso por convicción con el equipo.

Saben jugar fútbol y van a esforzarse al máximo, sin presiones para que fluyan mejor, de manera auténtica, pues nadie puede jugar como cada uno de ustedes lo hace, porque son extraordinarios y por eso están aquí.

Activen su fuerza de voluntad y permitan que Dios actúe a través de ustedes. Dispónganse a darla toda, que es lo mejor que pueden hacer. Respiren profundo y mantengan la calma que ustedes son maravillosos jugadores.

Renuncien a dudar e inquietarse, Dios está con ustedes y abunda la buena energía de todo un país y seres amados apoyándolos. No es gratuito estar aquí clasificándose, donde pueden estar felices y agradecidos con esta oportunidad.

Tomen esta oportunidad como si fuese la última, así piensan los mejores guerreros. Ustedes son guerreros y jugar con honor es entregarse por completo hasta el último segundo en cuerpo, mente y corazón. Lleven consigo dos perlas poderosas en su alma para enfrentar a Perú: una es el máximo esfuerzo y la otra es el máximo disfrute, así no tendrán nada que perder, se llama integridad y equilibrio”.

Tomen los aprendizajes del partido anterior, son seres humanos y se equivocan como tal, enfóquense en lo positivo que hicieron y proyecten las nuevas oportunidades que aún tienen.

Jamás se rindan, no les correspondía ganar en esa ocasión, pero no hay tiempo para lamentarse, las cosas pasan como tienen que pasar, no hay nada grave para la mente de un equipo triunfador.  Esto no se ha acabado, se termina cuando se rinden en su interior, por eso hay que estar firmes hasta el final.

Ustedes son ganadores y simplemente no triunfaron en esa batalla pero siguen vivos y aquí están, hay opción y el corazón debe estar latiendo fuerte por esta misión y deseosos de avanzar en el marcador.

Saben lo que es ganar, han sabido trabajar en equipo, saben meter goles desde muy niños, esto no les queda grande, son capaz de afrontar lo que viene con espíritu de victoria.

A veces no se ganan los partidos como quisieran, pero ganan experiencia y aprenden de los errores, sin menospreciarse y sin ocultar jamás los talentos que se les ha dado y han desarrollado durante tantos años.

Lo bueno pasa, pero lo malo también pasa y aquí están, siempre cabeza arriba y pensando en que lo mejor está por venir.

Pueden volverse más fuertes en estos momentos, nadie dijo que sería fácil, humildad, pero recuerden que el máximo esfuerzo siempre trae su recompensa. Que cada uno de ustedes asuma su responsabilidad, no existen culpas, ni culpables, pues todos tienen el mismo sueño desde pequeños de jugar un mundial.

Eviten darse duro y recarguen energía como si volvieran a empezar. Todos saben lo que les corresponde hacer, son tremendos jugadores, confíen plenamente en ustedes y den lo mejor pues esto no se acaba, hasta que se acaba.

Crean en sus sueños, métanle corazón, mantengan la calma y confíen en Dios.

Recuerden que no van a ganarle a Perú, sino a ganar el partido que está en tu cabeza:  ganarle al pesimismo, ganarle al rival interior que te dice que el otro equipo es mejor que el nuestro, ganarle a la angustia, preocupación o presión, pensando que jugarán el mejor partido de sus vidas y que saldrán felices y victoriosos. Que sus mentes no estén enfocadas en sus debilidades, sino que estén disfrutando de la dicha de meter goles”.