Presidente del PSG será investigado por corrupción

Nasser Al-Khelaïfi, dirigente del club francés Paris Saint Germain, habría ofrecido sobornos para que su canal consiguiera los derechos de la transmisión televisiva en Medio Oriente y Asia de los mundiales de 2026 y 2030.

Nasser Al-Khelaïfi, dirigente del club francés Paris Saint Germain.AFP

El hombre detrás de los costosos fichajes del club francés PSG está ahora en el foco de la Fiscalía de Suiza. Nasser Al-Khelaïfi, quien está en la junta directiva del equipo desde 2011, también es presidente de beIN Sports, un canal deportivo de la cadena de televisión Al Jazeera, una de las más importantes del mundo con más de 270 millones de espectadores.

La Fiscalía Federal de Suiza acusó a Al-Khelaïfi junto con Jérôme Valcke, ex secretario general de la FIFA, de soborno privado, fraude, manejo injusto y falsificación de títulos, esto por una supuesta negociación en la que beIN Sports obtuviera privilegios en la adjudicación de los derechos de distribución del mundial de fútbol en algunos países de Medio Oriente y Asia.

Ya se han concedido la mayoría de licencias de transmisión para la Copa Mundial de la FIFA 2018 en casi 80 países.

Al-Khelaïfi es un ex tenista profesional que participó en varias ediciones de la Copa Davis representando al equipo de Qatar. Después de su retiro, en 2003,  se dedicó a los negocios con una gran ambición en los deportes. Como presidente del PSG ha invertido cientos de millones de dólares en jugadores de alto nivel como Zlatan Ibrahimovic, David Beckham, Ángel Di María, y más recientemente el astro brasilero Neymar y la promesa del fútbol Kylian Mbappé. Tras su millonaria incursión, los parisinos fueron campeones de la liga francesa en 2013, luego de 19 años, y retuvieron el título por cuatro temporadas seguidas.

Además del club francés, Al-Khelaïfi, también ha dirigido la federación de tenis de su país y ha declarado su interés por realizar un torneo de este deporte en Qatar.

Pero su negocio más importante está en la transmisión de deportes a través de la cadena beIN Sports. Este canal se ha hecho acreedor de la transmisión en Qatar de los principales eventos deportivos, como los clásicos del fútbol español, la Champions League, los principales torneos de tenis, y la NBA, la liga de baloncesto de Estados Unidos.

Es por las actividades de este canal por las que precisamente se investiga el nombre de Nasser Al-Khelaïfi por una supuesta operación de entrega de sobornos a el ex secretario de la FIFA Jérôme Valcke.

Al-Khelaïfi habría sobornado a Valcke para obtener los derechos de la transmisión del torneo en el Medio Oriente y en Asia. No es la primera vez que el nombre de Valcke sale en una investigación por corrupción, antes había sido implicado por reventa de boletas en el mundial de Brasil 2014 mientras estaba en su cargo.

Por otro lado, Al-Khelaïfi es un hombre bien relacionado: es miembro del Comité Organizador del Mundial de Qatar, tiene amistades con el Comité Olímpico de este país, y a través de la presidencia en el PSG promocionó su nombre en la UEFA y en el mundo deportivo en general. Pero, lo que más resalta son sus buenas conexiones con el gobierno de Qatar. De hecho, estas relaciones fueron las que le permitieron convertirse en presidente del PSG.

Luego de que Qatar Sports Investment (QSI) comprara la totalidad del equipo parisino, en 2012, Nasser Al-Khelaïfi llegó a la presidencia. QSI es un fondo catarí de inversiones en el deporte, y es una división de Qatar Investment Authority (QIA), un fondo de Qatar que maneja los recursos que vienen del petróleo y del gas al país.

QIA fue fundado por Tamim bin Hamad Al-Thani, el emir de Qatar, el cargo más importante del gobierno. Al-Thani fue quien puso en la presidencia del PSG a Al-Khelaïfi. Los dos son amigos cercanos pues fueron a la misma universidad en Qatar.

En junio de 2011, luego de la compra del 70 % del equipo francés, el canal beIN Sports invirtió en los derechos de televisión de la Liga de Francia, lo que indica que Qatar no solo iba por el equipo francés, sino que este fue la entrada del fondo de inversiones al negocio de la liga francesa.

La investigación de la Fiscalía de Suiza señala que la venta de los derechos televisivos de las siguientes dos ediciones de los mundiales estaría manchada por una presunta manipulación en la cesión de derechos. Pero estas no son todas las operaciones de la cadena, y por esto las sedes del canal beIN en Francia, España, Inglaterra, y Grecia, han sido registradas por autoridades de estos países que coordinan operaciones con Suiza.

El pasado 9 de octubreel periodista Steven Goff, de The Washington Post, se refirió a la transmisión del partido de Estados Unidos contra Trinidad y Tobago, en la que el equipo norteamericano buscaba su cupo al mundial. “En el confuso mundo de los derechos internacionales de televisión de fútbol, el partido de los  estadounidenses aparecerá en beIN Sports…¿cómo puede ser esto?”, señaló el cronista deportivo. Los operadores regulares, ESPN y Fox Sports, no tenían la transmisión. Todos los partidos que el equipo jugaba fuera de casa fueron comprados por cadena catarí beIN, que además controla gran parte de los juegos de la CONCACAF.

La investigación de la Fiscalía Suiza parece haber dado con un posible proyecto de esta cadena por apropiarse de las transmisiones deportivas alrededor del mundo.

Al-Khelaïfi acababa de apagar un incendio dentro de su propio equipo en el que también se le acusó de operaciones irregulares. Tras el problema dentro de los vestuarios por quién debería ser el responsable de patear los penaltis del equipo luego de la llegada de Neymar, un periodista de El País de España señaló que el presidente del PSG habría tratado de persuadir al uruguayo Edison Cavani para que le dejara cobrar a Neymar ofreciéndole dinero extra en su contrato.

La controversia de los catarís en el mundo deportivo queda abierta con esta investigación, y Qatar 2022 parece que estará rodeada de escándalos de corrupción como sus más recientes predecesoras, Sudáfrica 2010, Brasil 2014, y Rusia 2018.