Real, a la final de la Champions

Real Madrid, a la final de la Champions

El equipo de Zinedine Zidane jugará el título frente a la Juve, de Juan Guillermo Cuadrado.

Los jugadores del Real Madrid celebran su clasificación en la Liga de Campeones. / AFP

Y pasó lo que tenía que pasar. Real Madrid defendió ante el Atlético la ventaja de 3-0 que había conseguido hace ocho días en su estadio Santiago Bernabéu y se clasificó a la gran final de la Champions, que jugará el próximo 3 de junio frente a la Juventus, del colombiano Juan Guillermo Cuadrado.

Los merengues perdieron el duelo de ayer 2-1, no sin antes pasar un gran susto, pues los colchoneros ganaban el encuentro 2-0, en el minuto 15.

La batalla sí la vencieron los dirigidos por el francés Zinadine Zidane, en la cancha y fuera de ella. Pues la pelea de pancartas también fue de ellos. Hace una semana pusieron en el Bernabéu un aviso que decía: “Dime qué se siente”, acompañado de las múltiples copas locales e internacionales. Ayer, los colchoneros le respondieron en el Vicente Calderón: “Orgullosos de no ser como vosotros”. Pero, al final, el que gana es que el goza.

Ya en el trámite de partido, Saúl abrió el marcador con un cabezazo al saque de un córner (12), antes de que Antoine Griezmann hiciera el 2-0 al transformar un penal (16), pero, al filo del descanso, Francisco Alarcón Isco recortó distancias al aprovechar en boca de gol un rechazo del portero rojiblanco Jan Oblak (43).

Vigente campeón de la competición, el Real Madrid se metió en su segunda final consecutiva de Champions.

El Atlético salió a morder, sabedor de la necesidad de hacer goles pronto para intentar la gesta de remontar el 3-0 en contra, cosechado en la ida haciéndose dueño del campo en los primeros veinte minutos. Los rojiblancos presionaban a los blancos al obligarlos a cometer muchas imprecisiones y a perder rápidamente en el balón.

En el minuto 12, en un saque de tiro de esquina, Saúl se elevó para meter un cabezazo que se coló en las mallas blancas que le dio alas a los locales.

Apenas cuatro minutos después, Raphael Varane derribaba a Fernando Torres en el área y el árbitro no dudó en señalar un penalti que transformó Griezmann para poner el 2-0 y dar un nuevo aliento al sueño europeo de los colchoneros.

Pero, con el 2-0 en el marcador, el Atlético de Madrid dio un paso atrás y aire a su contrincante, que empezó a acercarse un poco más, aunque sin llegar a crear peligro.

Habría que esperar hasta casi hasta el final de la primera parte para que Toni Kroos, tras una excelente jugada de Karim Benzema en la que dribló a tres defensas rojiblancos, soltara un disparo que rechazó Oblak, pero su rechazo fue recogido por Isco para el gol blanco (43).

El gol visitante cayó como un jarro de agua fría en el Atlético de Madrid, que de golpe se veía obligado a marcar otra vez tres goles para dar la vuelta a la eliminatoria.

En la segunda parte, el Atlético empezó a acusar el gran esfuerzo hecho en la primera y, pese a que siguió intentándolo, no pudo dar la vuelta al marcador.

Real Madrid, nuevamente finalista. Dos colombianos en la final, Cuadrado y James, que ayer no fue tenido en cuenta.