Rinus Michels, el general del juego

El legendario holandés, elegido el mejor entrenador de la historia, revolucionó el fútbol con conceptos que luego fueron aplicados por otros técnicos reconocidos y que aún influyen en la manera de jugar de varios equipos.

Rinus Michels, exentrenador de la selección holandesa y el Barcelona.Archivo

Su nombre es Marinus Jacobus Hendricus Michels. Él mismo lo resumió a Rinus Michels, apodo y apellido que quedarán eternamente en la historia del deporte más popular de un planeta al que llegó el 9 de febrero de 1928, en Ámsterdam. Desde niño se interesó por la pelota e ingresó a las divisiones menores del Ajax, el club al que le cambiaría su trasegar. Con 18 años debutó en el primer equipo y en 12 como un modesto delantero alcanzó a anotar más de 100 goles.

Lea también: La sabiduría de Alfredo Di Stéfano

Luego de vivir sus últimos días como futbolista con el Zandvoortmeeuwen, Michels se dedicó a la profesión con la que dejaría un legado imborrable. Dirigió a su amado Ajax imponiéndoles a los jugadores una disciplina de triunfos y trabajo, basado en una nueva concepción del juego que llevaría al cuadro holandés a ganar cuatro Ligas y la Copa de Europa en 1971. Luego llegó al FC Barcelona, institución que ha asumido su forma de ver el balompié, y conquistó un campeonato español antes de asumir como estratega de la selección de Holanda y cambiar para siempre el curso del fútbol en el Mundial de Alemania 1974.

“Vamos a organizar un estilo de juego al que llamaremos pressing football”, les dijo Michels a Cruyff, Neeskens, Rep, Van Hanegen, Haan y los demás jugadores de aquel combinado holandés. Los convenció de que la preparación física era fundamental para poder desempeñar cualquier posición dentro del campo dependiendo las circunstancias, agobiar al rival en su propio terreno, robarle la pelota y hacerle daño. A Michels lo llamaban “El General”, pero él acordó ciertas libertades de comportamiento fuera de la cancha, si adentro de ella los intérpretes de su idea la desplegaban de forma correcta.

Estas eran las máximas de Michels:

1. El adversario debe ser exprimido en su propio campo. Congestionar el campo rival con 21 hombres significa cerrar espacios e impedir que hagan jugadas con libertad.

2. La salida en bloque a la hora del pase de un atacante es una jugada ofensiva y no defensiva. La idea es quitarle el balón al rival que va a lanzar, si es posible antes del propio lanzamiento.

3. Cuando se quita el balón al rival en su propio campo los defensas deben retroceder, así los espacios que faltarán al enemigo para armar su jugada aparecerán para los atacantes del propio equipo.

4. Ningún jugador debe tener posición fija. El jugador debe cumplir una función de acuerdo con la posición del campo en la que se encuentre. Si un atacante cae en su defensa será zaguero y viceversa.

5. Todos los jugadores deben estar para marcar al rival cuando éste tenga el balón. Ninguno puede liberarse de esta función.

6. El desgaste físico de los jugadores debe ser el mismo. Sólo el líbero, el cerebro y el goleador, pueden tener un desgaste menor. El jugador que no suda la camiseta explota al compañero de equipo.

Con ellas, Holanda venció 2-0 a Uruguay en el debut, después empató con Suecia y goleó 4-1 a Bulgaria. Posteriormente bailó 4-0 a Argentina, 2-0 a la República Democrática Alemana y mismo resultado contra Brasil. En la final, su única y dolorosa derrota ante la Alemania Federal de Franz Anton Beckenbauer. Aunque la copa la levantaron los de blanco, los de naranja se quedaron con la gloria de haber revolucionado el deporte con lo que fue llamado “fútbol total”. Esa Naranja Mecánica se incrustó para siempre en la retina de los amantes de la pelota, y quienes le agregarían más matices a esa revolución lo reconocieron.

(En las entrañas de los comienzos de Messi)

“Michels puso a Holanda en el mapa futbolístico mundial y todavía nos estamos beneficiando todos de esto. A mí, desde luego, nadie me enseñó más como jugador y como técnico, Siempre admiré sus dotes de mando. Michels fue siempre muy claro en lo que quería de cada jugador, y a veces para conseguirlo exageraba un poco para motivar. Cuando las cosas comenzaban a funcionar y a salir como quería, siempre levantaba un poco la mano y daba un poco más de libertad a los jugadores. Su fama de hombre duro era excesiva”, dijo Johan Cruyff, quien luego haría el dream team que llevó al Barcelona a ser por primera vez campeón de Europa. Posteriormente, Josep Guardiola tomó conceptos de Cruyff y del propio Michels y dirigió a uno de los mejores equipos de la historia: el Barcelona 2008-2012.

Rinus Michels dirigió a la Holanda que conquistó la Eurocopa de 1988 y en 1992 dejó de ser entrenador profesional. Luego tuvo que batallar contra las complicaciones de su corazón y el 3 de marzo de 2005 falleció en Bélgica. Fue elegido como el mejor técnico de la historia por las revistas Time y France Football, que dijo sobre él: “Inventó una filosofía, la del fútbol total, que inspiró a varias generaciones de entrenadores, desde Cruyff a Guardiola”. El General alteró con su inteligencia el sendero del balón.

 

920379

2020-05-20T09:00:59-05:00

article

2020-05-20T09:00:59-05:00

sarenas_262225

none

Redacción Deportes - @DeportesEE

Fútbol Internacional

Rinus Michels, el general del juego

35

5996

6031