Santa Fe y Júnior igualaron a dos en El Campín

Héctor Urrego y Baldomero Perlaza, marcaron por los locales. Mientras que Víctor Cantillo y Daniel Moreno lo hicieron por los visitantes. Ambos equipos se mantienen dentro de los ocho de la liga.

Víctor Cantillo celebra el gol del empate contra Santa Fe. Gustavo Torrijos

Lo que empezó como un partido sin emociones, terminó siendo un juego alegre lleno de ímpetu, intensidad y vehemencia. Santa Fe apostó por la fórmula que lo ha caracterizado en los últimos años para marcar: pelota detenida y cabezazo. Mientras que el Júnior, de la mano de Víctor Cantillo y Jarlan Barrera rescató un encuentro que se le ponía cuesta arriba con los suplentes dentro del terreno de juego. Al final, fue empate a dos en El Campín.

Pases errados, falta de combinación, juego fuerte. Independiente Santa Fe y Júnior no se hacían daño en el estadio El Campín. Los jugadores iban y venían, sin ideas ni coordinación. Apostándole más a la velocidad que a la cabeza. En los primeros 25 minutos se obviaron las porterías. Los arqueros Róbinson Zapata y Sebastián Viera fueron espectadores de lujo. El balón poco pasó por su terreno y cuando lo hacía, iba desviado, sin generar peligro alguno.

A pesar de esos minutos parcos, en los que sobresalió más la lesión de Yeison Gordillo de Santa Fe. El juego contó con una alegría impensada. Los locales optaron por una fórmula conocida: pelota quieta, cabezazo y gol. Diego Guastavino, al minuto 27, se encargó de cobrar un tiro de esquina por zona derecha, balón al primer palo, en el que apareció Héctor Urrego para robarle una sonrisa a los seguidores rojos. El defensor metió un cabezazo contra el piso para el primero del encuentro y séptimo en su carrera como profesional.

Ese tanto hizo a Santa Fe más claro. De la mano de Sebastián Salazar y el ímpetu inacabable de Carmelo Valencia, los rojos fueron más incisivos contra un Júnior con la cabeza puesta en Defensa y Justicia, equipo al que enfrentará por los cuartos de final de la Copa Sudamericana el próximo jueves. Los barranquilleros mostraron un fútbol pálido, carente de variantes, siempre llegaron hasta ¾ de cancha, pero a partir de ahí se les hizo imposible seguir. Con pases cortos, algunas cabalgatas de los laterales por zona derecha e izquierda, pero sin claridad. Los visitantes nunca encontraron la fórmula para superar la zona defensiva de los cardenales.

Sin embargo, para la segunda parte el cuadro atlanticense mostró una cara totalmente diferente, con el ingreso de Jarlan Barrera y Víctor Cantillo, dos de los habituales titulares. Ellos dos originaron la primera llegada importante de los visitantes, que terminó atajando Zapata con la cabeza. Y gracias a uno de ellos también el Júnior empezó a sonreír. Al minuto 62, Cantillo ganó un rebote, entró al área y sacó un derechazo para superar al arquero cardenal y poner a celebrar a los barranquilleros.

Cuando las cosas parecían complicársele a Santa Fe, nuevamente apareció la fórmula conocida: balón quieto, cabezazo y gol. Guastavino nuevamente cobró un tiro de esquina al primer palo y en esta ocasión el que llegó fue Baldomero Perlaza. El mediocampista, con la cabeza, cruzó el esférico para vencer la portería defendida por Sebastián Viera. Fue el segundo tanto de los cardenales, que le devolvían la sonrisa al fanático rojo.

El tanto les abrió las puertas a los bogotanos. Con el Júnior tirado al ataque, intentaron aprovechar los espacios y tuvieron una opción clara para aumentar la ventaja. No obstante, el remate de Salazar se estrelló en el palo. Pero los barranquilleros no bajaron los brazos. Mantuvieron la insistencia, la búsqueda incansable del empate. Y después de varios toques, que la mayor parte pasó por los pies de Jarlan y Cantillo, el balón cayó en los pies de Germán Gutiérrez, quien desde la zona izquierda sacó un centro al segundo palo, donde llegó Daniel Moreno para igualar el compromiso con un cabezazo cruzado.

El partido terminó con los visitantes buscando la portería de Zapata, así mismo lo hicieron los locales, pero no se generaron opciones claras. Más allá de las emociones, que se generaron por la vehemencia en el juego, donde todo se valía, ninguno de los dos pudieron hacer nada para que la balanza del resultado se inclinara a su favor. En El Campín Santa Fe y Júnior igualaron 2-2 y ambos se mantienen dentro de los ocho de la Liga.

817908

2018-10-13T22:00:33-05:00

article

2018-10-13T22:28:48-05:00

jdlahoz86_100

none

Redacción deportes

Fútbol Internacional

Santa Fe y Júnior igualaron a dos en El Campín

48

4596

4644