contenido-exclusivo

Sir Stanley Matthews: una leyenda del fútbol inglés

Fue el primer jugador en ganar un balón de oro en 1956. Tenía 41 años y había hecho parte del ejército británico en la Segunda Guerra Mundial.

Stanley Matthews, primer jugador en recibir el Balón de oro. Tenía 41 años cuando obtuvo esta distinción a mejor jugador del año. Archivo particular

Inglaterra y Argentina jugaban un amistoso en el año 2000. La muerte de Sir Stanley Matthews llegaba a los camerinos y a las gradas. A modo de homenaje, hicieron un minuto de silencio. Sesenta segundos para recordar a un hombre que jugó fútbol hasta los 50 años, que no quiso practicar boxeo como su padre, que organizó un partido para protestar contra el apartheid, que ganó el primer balón de oro en la historia del fútbol mundial.

Matthews nos lleva a la supremacía inglesa, a la elegancia en la palabra. Su juego, desequilibrante y efectivo, puede remitirse a los versos de Shakespeare: “Pero eterno será el verano tuyo/ no perderás la gracia, ni la Muerte/ se jactará de ensombrecer tus pasos”.

Su fútbol fue verano y algo de primavera. “El mago del regate”, como lo llamaron, habla del calor de su juego, de los enganches que dejaban al rival desubicado en dos metros de cancha. Los aficionados que asistían con gabán, corbata y sombrero se quitaban los guantes de cuero para aplaudir los desbordes del inglés por el extremo derecho de la cancha.

Stanley Matthews nació en Stoke-on-Trent, en la región de Midlands, al oeste de Inglaterra, en 1915, en pleno desarrollo de la Primera Guerra Mundial. Por su padre, Jack Matthews, tanto él como sus hermanos estaban destinados a crecer en un ambiente deportivo. “El barbero luchador de Hanley” era el sobrenombre de su padre. Era un gran fanático del boxeo, y como todo fanático y deportista, un hombre disciplinado y aguerrido, que se levantaba a la misma hora en la madrugada, que no se sobrepasaba en sus alimentos y que no acudía a escenarios que perjudicaran su rendimiento y concentración.

Desde pequeño, Stanley Matthews fue afín al deporte. En su colegio hacia parte del equipo de gimnasia. Allí desarrolló una destreza significativa que después se reflejaría en sus enganches para adentro y su cambio de ritmo hacia afuera. En esos primeros años Matthews se distanció del ring de boxeo y se acercó a la pelota de cuero. A las exigencias que se imponía a sí mismo, se sumó el reto de su papá, que reacio a que su hijo jugara fútbol, le dijo que avalaría su decisión si lograba que la selección del colegio lo llamara antes de que cumpliera los 15 años. Lo logró.

A inicios de la década de 1930, Matthews ya hacía parte de las inferiores del Stoke City. Sin mayores distinciones a nivel del club, el extremo por derecha estuvo hasta 1947 en la institución fundada en 1863.

Por las implicaciones que traía la Segunda Guerra Mundial, varios deportistas terminaron haciendo parte de ejércitos a lo largo de Europa. Bert Trautmann, arquero de Manchester City, por ejemplo, terminó en las filas del ejército Nazi. Ivor Powell y Stanley Matthews estuvieron, por su parte, en el ejército británico.

No solo por su participación en el ejército resulta este un dato curioso, sino porque su paso por la Fuerza Aérea y la base militar aledaña a la ciudad costera de Blackpool incidió en lo que años más tarde fue su paso al equipo de esta localidad.

Al Blackpool F.C llegó en 1947. Tuvieron que pasar seis años y un poco más de 30 años para que Matthews alcanzara la gloria de alzar un trofeo. “La tercera es la vencida”, dice un refrán popular, y fue en la tercera final de la FA Cup de 1953 que el equipo costero conseguir el campeonato. El volante tenía 38 años cuando. Su equipo perdía 3-1 contra el Bolton. Dos desbordes característicos por derecha, varios defensas eludidos y dos pases letales para que los delanteros empujaran el balón a la red fueron suficientes para ayudar al equipo en dos de los tres goles que significaron una remontada histórica. Ese día fue elegido el mejor del partido. Ese día cumplió otra promesa a su padre: llevar un campeonato a casa y hacer historia.

En 1956 Stanley Matthews ganó el primer Balón de Oro, el primero de la historia. No fue solamente el partido que disputó con su selección contra Brasil en el mítico Wembley, fueron los años de fintas y jugadas que eran “medio gol” para sus equipos.

Ya había pasado los 40 años. Ya su legado en el fútbol inglés pasaba también por el tiempo que pasó en cancha. El balón de oro lo recibió a los 41. Por el desgaste físico empezó a tener menos minutos, pero no menos ímpetu para darlo todo en la cancha. Volvió al Stoke City en 1961 y allí jugó el último lustro. En 1965, con medio siglo de vida, se retiró del fútbol como jugador para pasar a ser director técnico.

Su despedida fue digna de su obra en el fútbol. En Victoria Ground, Lev Yashin “La araña negra” y Ferenc Puskás, lo alzaron en hombros. Uno de los mejores porteros en la historia del fútbol y uno de los jugadores legendarios, -al que por su fútbol también lo homenajearon otorgando su nombre al mejor gol del año en la Fifa-, fueron los encargados de darle la mejor despedida junto a Jimmy Greaves, el goleador histórico del Tottenham y junto a Bobby Charlton, otra de las leyendas del país que creó el fútbol.

Fue uno de los primeros deportistas en recibir el título de “Sir”. Lo obtuvo por su juego limpio, por no haber sido amonestado en los más de 700 partidos que disputó como profesional, por sus valores extendidos al estilo de juego y a la humanidad que profesó al hacer de la pelota de cuero una portadora de alegría, unión y esperanza.

Sir Stanley Matthews creaba fútbol, lo creaba jugando y lo creó pensando mientras estaba en la cancha como jugador y cuando estaba fuera de ella como entrenador. Hizo del fútbol su obra y también su aporte al mundo. Promovió este deporte a lo largo del mundo, especialmente en África, donde además de abrir una nueva ventana, también logró apoyar las causas que defendían la igualdad y que se resistían al racismo promovido por el apartheid.

893935

2019-12-02T15:03:47-05:00

article

2019-12-02T15:03:47-05:00

jcasanas_259089

none

Andrés Osorio Guillott

Fútbol Internacional

Sir Stanley Matthews: una leyenda del fútbol inglés

53

5978

6031

1