Tras el empate ante Venezuela, Colombia ya piensa en el gigante Brasil

Ya son 21 años sin que la tricolor gane de visitante a su vecino, y ahora chocará el martes en casa ante el líder de las eliminatorias, que aseguró en marzo su tiquete a Rusia 2018.

EFE

Ni siquiera con Falcao García, el artillero de la liga francesa en su mejor versión, Colombia pudo con Venezuela en las eliminatorias sudamericanas. Y peor que empatar con el colero será verse con el gigante Brasil en el próximo duelo.

En su visita a la frontera, al equipo de José Pekerman se le atragantó el gol en el empate a cero ante la eliminada Venezuela. (“No se pueden dar por ganados los partidos antes de jugarlos”: Pékerman)

Ya son 21 años sin que Colombia gane de visitante a su vecino, y ahora chocará el martes en casa ante el líder Brasil, que aseguró en marzo su tiquete a Rusia-2018 de la mano de Tite.

Los brasileños pasaron por encima de Ecuador (2-0) y nada hace pensar que quieran hacer concesiones en Barranquilla. (Así quedó la tabla de la eliminatoria tras la fecha 15)

El tropiezo frente a Venezuela se vio más dramático en la cancha, porque el equipo de Pekerman mantuvo el segundo puesto de la tabla con 25 puntos gracias a la inesperada derrota de Chile ante Paraguay (0-3) y al empate entre Uruguay y Argentina (0-0).

Pero Pekerman se mostró inconforme. Una victoria lo hubiera dejado muy cerca del Mundial, y ahora deberá buscar al menos cuatro puntos en los tres partidos que le quedan frente a Brasil, Paraguay y Perú, para hacer las reservas en Rusia.

"No pudimos dar lo mejor que tenemos", lamentó el estratega argentino, que no pudo contar por una lesión muscular con el mediocampista del Bayern Munich James Rodríguez.

Una dupla para soñar 

Pekerman espera a un James "cien por cien" frente a Brasil. El reencuentro de James y Falcao podría ser la fórmula para acabar con la racha de Brasil, que se mantiene invicto en eliminatorias desde que Tite tomó el mando hace nueve fechas.

Aun con el empate con Venezuela, "lo que ha hecho Colombia ha sido un progreso constante, y por esa razón está de segundo en esta eliminatoria", destacó en diálogo con la AFP el técnico colombiano Luis Fernando Suárez, exseleccionador de Ecuador y Honduras.

"Colombia tiene rivales tan calificados como Argentina, Brasil, Uruguay, que hace muy poquito tiempo uno los miraba como gigantes. Hoy todos esos partidos se ven muy parejos", agregó Suárez.  

Falcao, el goleador histórico de Colombia con 26 anotaciones, marcó nueve tantos en el camino a Brasil-2014, pero se perdió el Mundial por una grave lesión de rodilla y ahora sueña con jugar su primera Copa del Mundo.

El equipo cafetero esperó 16 largos años para regresar a la máxima cita del fútbol, y en Brasil-2014 superó la ausencia de su artillero gracias a que James, que entonces jugaba junto a Falcao en el Mónaco, demostró que no solo servía sino también anotaba goles.

En la eliminatoria a Rusia-2018, James, el enlace que mueve los hilos de Colombia, ha sostenido al equipo con cinco goles ante la sequía de los delanteros.

Falcao, por su parte, sufrió una larga ausencia y no había podido llegar en una buena forma, pero en esta doble fecha aparece rejuvenecido. 

Los siete goles anotados en cuatro fechas desde el arranque de la liga francesa lo tienen como goleador por encima de estrellas como el uruguayo Edinson Cavani o el mismo Neymar, el jugador más caro de la historia desde que el Paris Saint Germain lo fichó por 222 millones de euros.

La batalla con Brasil

Colombia se enfrentará el fantasma de la 'verdeamarela', el equipo que truncó en cuartos de final su paso en el Mundial de Brasil.

Ese partido lleno de fricciones se saldó con la lesión que sacó a Neymar del torneo, y desde entonces los enfrentamientos entre los dos equipos están cargados de tensión y juego fuerte.

Al encuentro del martes llegan como los dos mejores equipos de las eliminatorias, aunque con una amplia diferencia. 

Brasil, que no contará con el lateral Marcelo por acumulación de amarillas, mira a los demás desde lo alto de la tabla, mientras Colombia no quiere desprenderse, a pesar de que el empate con Venezuela pese como un lastre.