A tres años del histórico gol de James en el Maracaná

El 28 de junio de 2014, en los octavos de final del Mundial de Brasil, contra Uruguay, Rodríguez anotó el gol más importante en la historia de la selección Colombia. Una obra de antología.

Momento del histórico gol de James David Rodríguez a Uruguay, declarado como el mejor del Mundial de Brasil 2014.AFP

Un Maracaná colmado de colombianos. Las camisetas amarillas adornaban uno de los estadios míticos del mundo. Todo había salida perfecto en primera ronda del Mundial Brasil 2014 (triunfos ante Grecia, Costa de Marfil y Japón). Ahora, en octavos de final, habría que continuar por la anhelada de la victoria senda frente a Uruguay. (Le puede interesar: "James es del Madrid y los jugadores del Madrid no se van cuando quieren": Florentino Pérez)

Ese 28 de junio, la selección dirigida por José Néstor Pékerman formó con David Ospina; Camilo Zúñiga, Cristian Zapata, Mario Alberto Yepes, Pablo Armero; Carlos Sánchez, Abel Aguilar, Juan Guillermo Cuadrado, James David Rodriguez, Teófilo Gutiérrez y Jackson Martínez.

El partido anterior al de Colombia, el Brasil vs. Chile, parecía no terminar. Ese se definió por penales, mientras los nervios se apoderaban del Maracaná, ese lugar donde los charrúas hicieron historia en 1950 venciendo en una final memorable a Brasil. Aquel sábado las calles del país estaban prácticamente vacías. Todos, frente a una pantalla aguardando una hazaña. Ella llegó. (Lea también: El día que “El Chato” Velásquez expulsó a “Pelé”)

Se arrimaba el minuto 28. Pase de Abel para Cuadrado, que se la devuelve a su compañero. Aguilar intenta un pase a Jackson, la rechaza un uruguayo, el balón le vuelve a caer al volante, éste observa a James y de cabeza le manda la pelota. El tiempo parecía detenerse. El ‘10’ realizó un hermoso control dirigido y con su prodigioso empeine zurdo sacó un remate de antología. El sagrado esférico pegó en el travesaño e infló la red. Muslera, arquero de los del “Maestro” Tábarez, estiró su brazo derecho al máximo, pero no pudo atajarlo.

Mientras la garganta de los colombianos estallaba en un grito de gol inolvidable, James se besaba el escudo de la camiseta al lado del tiro de esquina. Hasta los brasileros que acudieron a su recinto aplaudieron la obra de arte del goleador de ese Mundial y actual jugador de Real Madrid, quien ese día convertiría otro tanto.

Con dos goles de James, la selección colombiana derrotó 2-0 a Uruguay y se clasificó a cuartos de final, instancia en la que perdería frente al combinado anfitrión. Fue el mejor Mundial de Colombia en su historia y aquel 28 de junio se recordará eternamente como la fecha de la anotación más hermosa e importante.