Se va uno de los mejores futbolistas de la historia

Xavi Hernández, a continuar con la filosofía culé

Dueño de una notable brillantez conceptual dentro del terreno de juego y pieza fundamental del equipo más destacado de todos los tiempos, se preparará para ejercer como entrenador y agrandar su legado.

Xavi ganó, entre otras cosas, un Mundial, dos Eurocopas, cuatro Champions y ocho Ligas. / AFP

La predicción fue clara. “Este nos va a jubilar a todos”, dijo el entonces jugador profesional Josep Guardiola, mientras observaba un partido de juveniles, en referencia a Xavi Hernández Creus. En ese momento, el oriundo del municipio catalán de Tarrasa ya se desempeñaba como volante. Era delantero cuando tenía cuatro años y comenzó a patear la pelota en las escuelas de formación del Terrasa F.C., en el que su padre, Joaquín Hernández, era coordinador del fútbol base. No duraría mucho en esa posición. (“Guardiola revolucionó el fútbol”: Carles Puyol)

En 1991, con 11 años, llegó a La Masía del Fútbol Club Barcelona. Ya su deseo no era anotar. Su mayor anhelo, desde entonces, es encontrar espacios, darle el mejor sendero a su amado balón, contribuir a que sus compañeros realicen con excelencia el juego de posesión y de posición, y ser la pieza fundamental en la creatividad ofensiva. Y se convirtió en uno de los mejores de la historia en esa función. Así lo demostró en 1998, cuando el entrenador holandés Louis Van Gaal lo ascendió al primer equipo.

Su calidad por poco genera el divorcio de sus padres. Un año después de debutar con gol y expresando en el campo su calidad, el Milan de Italia lo quiso fichar. Su papá le dijo: “Sí, vete”; sin embargo, su madre, María Mercè Creus, respondió: “Si Xavi deja Barcelona haré un divorcio”. Y se quedó. Y Van Gaal lo consolidó en el equipo titular, y él se ganó el premio revelación de la Liga de España en 1999, la cual conquistó, y nunca fue suplente. Hernández asumió, con su inteligencia innata para tomar la mejor decisión siempre, el legado que Guardiola dejó en ese lugar del campo, tan importante en la idea de juego culé.

Xavi continuó demostrando que en su cabeza posee un radar completo de lo que sucede dentro de la cancha, bajo las órdenes de Carles Rexach y Frank Rijkaard, quien lo utilizó, en un inolvidable mediocampo, junto a Andrés Iniesta, Ronaldinho y el portugués Deco. Por ese entonces arrancaba la era de un tal Lionel Messi, con quien combinó, entre otros cracks, y con el vidente Pep Guardiola de técnico, para desplegar en el Camp Nou el mejor fútbol de la historia, entre las temporadas 2008 y 2012. Ese equipo, eterno.

Simultáneamente, Xavi administró en cancha el juego de la mejor selección española que ha tenido el balompié. Con Luis Aragonés como DT, alcanzó la Eurocopa 2008, en la que fue elegido el mejor futbolista. Dos años más tarde, ya con Vicente del Bosque en el banquillo, conquistó el Mundial de Sudáfrica y en el 2012 el Viejo Continente fue suyo de nuevo. Tras la salida de Pep del Barça, Hernández no volvió a ser inamovible. Sus minutos empezaron a escasear y, en 2015, decidió llevar su brillantez conceptual al Al-Sadd Sports Club.

En marzo pasado, Xavi sintió otra vez con una fuerza mayúscula su amor por el fútbol. Visitó India y conoció a Umesh Rathod, un adolescente de 15 años que cada día sufre, como miles de familias en ese país, dificultades para sobrevivir y que aun así no deja de jugar a la pelota. Esa historia lo inspiró.

Xavi Hernández quiere ayudar a personas como Umesh cuando deje de jugar profesionalmente, a final de esta temporada, como lo anunció este jueves. “Estoy deseando ver qué me depara el futuro como entrenador”, expresó la leyenda que se retira y que intentará agigantar sus triunfos prolongando la filosofía de Johan Cruyff, de Guardiola y de La Masía.

@SebasArenas10 ([email protected])

853455

2019-05-02T22:00:00-05:00

article

2019-05-02T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Sebastián Arenas - @SebasArenas10

Fútbol Internacional

Xavi Hernández, a continuar con la filosofía culé

52

4087

4139